Con el lírio en la mano


Publicado en http://www.apascual.net el 3 de Febrero de 2010

Pensar a estas altura de la película que los políticos tienen convicciones relacionadas con su compromiso político es no entender nada de política, ser un santo inocente o ir con el lirio en la mano. Viene a cuento del asunto suscitado por las meteduras de pata consecutivas, primero de Esperanza Aguirre y luego del Conseller Huguet, en el segundo caso a raíz de la opinión que le merece la oportunista acción del Alcalde Barcelona, Hereu.

Los hay que piensan, después de las justificaciones del Conseller, para quien su criterio personal no tiene nada que ver con la posición del departamento al que representa, que se tendría que haber callado como Esperanza Aguirre, excelente en su labor de nadar y guardar la ropa. Los periodistas, comentaristas y gente de a pié, estos últimos tiene una cierta lógica, se han escandalizado de que alguien que está en política actuando por sus convicciones sea capaz de defender en público, pese a no estar de acuerdo, una determinada postura política que le conviene a su grupo o al entramado que gobierna la Ciudad de Barcelona.

Yo les preguntaría ¿alguien se piensa que los representantes que votamos en la urnas se meten en política sólo por defender sus convicciones ó por ofrecer desinteresadamente un servicio a su comunidad? ¿todavía estamos en ese punto de la historia? Otra cosa fuera que debiera ser así o nos lo hayan vendido así y lo hayamos comprado. Los personajes públicos que se meten en política, salvando casos, situaciones y municipios, entran en la política con el único fin de satisfacer dos necesidades, económica (salario) y/o personal (poder, popularidad y/o notoriedad). Que no digo que lo hagan para enriquecerse impúdicamente, que también los hay y más fuera que dentro. Es absolutamente legítimo dedicarse a la política profesionalmente, repito, absolutamente legítimo, y es estúpido pensar que alguien al que hemos votado (recordemos, además, que votamos listas, no personas) por defender unos ideales luego no hará lo que su colectivo le imponga aunque ello contravenga lo que ha defendido siempre. También es legítimo desarrollar el ego que todos llevamos dentro ocupando esferas de poder, nada que decir, siempre que se haga dentro de los límites que marca la legislación.

Me parece justa y bien expuesta la defensa que ha realizado el Conseller Huguet de su desliz a micrófono abierto calificando de fantasmada condenada al fracaso la idea de Hereu, una fantasmada en toda regla que las mayoría no se ha atrevido a calificar por miedo a las reacciones de grupos de intereses de todo tipo, turístico, municipal, político, etc., pero me hubiera parecido mucho mejor y me hubiera convencido de lo contrario a todo lo que he dicho anteriormente si hubiera presentado su dimisión por disconformidad con la línea planteada por el Alcalde de Barcelona. Claro que, entonces, se hubiera quedado sin su trabajo muy bien remunerado. Tendrá que seguir tragando con lo que le venga impuesto por el grupo dominante en el tripartito en compensación por sus emolumentos a los servicios prestados más allá de sus convicciones (¿ 

No es un negocio, para ellos es su nómina, no nos confundamos.

Anuncios

Acerca de pascualpicarin
Formador, capacitador, conferencista. Interim Manager. Consultor. Empresario. Emprendedor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: