El día que el Rey se reunió


Publicado en http://www.apascual.net el 13 de Febrero de 2010

Los secretarios generales de los dos principales sindicatos, la Unión General de Trabajadores, Cándido Méndez, y de Comisiones Obreras, Ignacio González Toxo, fueron recibidos en la mañana del 12 de febrero en audiencia por Su Majestad el Rey.

El encuentro se enmarca en la serie de contactos habituales que Don Juan Carlos mantiene, con especial incidencia en los últimos meses, con representantes del mundo económico, empresarial y laboral, dadas las graves consecuencias de la crisis económica en nuestro país, especialmente en términos de destrucción de empleo.

Los secretarios generales de los sindicatos han explicado a su Majestad el contenido del importante Acuerdo Salarial recientemente alcanzado para los próximos tres años con los representantes empresariales (CEOE y CEPYME), con la finalidad de dinamizar la economía, mejorar la competitividad y el empleo.

Los secretarios generales de UGT y de CC.OO. han sido recibidos en varias ocasiones, y por separado, por Su Majestad el Rey. Esta audiencia es la primera que se efectúa de forma conjunta.

Hasta aquí la noticia colgada en la web de la Casa Real, ahora que cada cual lo interprete como le venga en gana. Maria Teresa Fernández de la Vega que lo tilda de actuación institucional para diferenciarlo de unaronda de contactos considera que esto es una forma de “arrimar el hombro” por parte del Jefe del Estado español pero, la verdad, a uno le hacen pensar sobre qué habría ocurrido de haber hecho lo mismo D. Juan Carlos y no estar inmersos en el epicentro de un tornado que amenaza con llevárselo todo, ¿Cómo habrían definido entonces el papel del monarca español?.

D. Juan Carlos ha oficializado el inicio de una negociaciones que hubieran ido para largo de no haber mediado él en su papel Institucional. Ahora veremos que sucede, de momento las previas vamos disfrutándolas a través de intervenciones de segundo nivel para no comprometer a los líderes que en su momento habrán de alcanzar acuerdos, si son capaces.

La verdad es que se ha iniciado una negociación enrevesada entre todos los agentes sociales, que son los únicos que pueden acabar con esta crisis, como ya explicaba en anteriores escritos en el blog. Ayer por la mañana, mientras desayunaba como cada viernes en casa de mi madre –las madres viven con especial devoción estos momentos breves y escasos que los hijos les dedicamos- me preguntaba sobre el trabajo, la crisis; me explicaba lo que escuchaba cada noche al acostarse siguiendo las conversaciones de los contertulios de alguna emisora catalana. La veía preocupada y, mientras la escuchaba, pensaba en los millares de madres que están sintiendo, en estos mismos momentos, la congoja y la preocupación por lo que estamos viviendo. Tuve la sensación de estar viviendo en un país indigno de estas madres, de estos parados.

Le comenté, le expliqué –no creo que mis explicaciones la llegaran a convencer mucho, eso es cierto- que España saldrá de la crisis cuando ella, España, quiera. Realmente no dependemos de nadie para salir de la crisis y eso tal vez sea lo más triste de todo lo que estamos pasando. De hecho, no tendríamos ni porque haber entrado en ella. Ha sido la peor situación económica que hemos atravesado en los últimos cincuenta años pero ha sido la Crisis del Pánico, no habían motivos económicos suficientes para sustentarla más allá del pánico que corrió cual reguero de pólvora. Lo mismo que si mañana se dieran expectativas de que íbamos a sufrir un paro generalizado indefinido, las estanterías de los comercios se vaciarían en menos de veinticuatro horas. Eso es miedo, pánico social. Acabar con ello no es tema baladí ni para frivolizar con él pero es tan simple como ser capaces de actuar con humildad, honestidad y, sobre todo, con generosidad.

Les voy a plantear una simple ecuación deductiva en la que la incógnita es, precisamente, cuándo se acabará con la crisis. Lean y deduzcan ustedes mismos:

Los partidos políticos viven de sus acólitos que, cuando obtienen el poder, pasan a desempeñar cargos y responsabilidades en diferentes escalafones de la administración pública del país como personas de confianza. A más escaños, más cargos y responsabilidades.

Lo sindicatos viven de sus afiliados. A más afiliados, más puestos laborales ocupan los más próximos a los que desempeñan labores de responsabilidad dentro del mismo sindicato. Para que un sindicato sea fuerte precisa de muchos afiliados que, a su vez, obtendrán muchos puestos remunerados dentro del propio sindicato o en organizaciones afines y/o paralelas.

Las patronales precisan disponer, como los sindicatos, de muchas empresas asociadas para compensar y hacer frente a la fuerza de los sindicatos frente a la administración pública. A más asociados y cuanto más poderosos -cualitativa y cuantitativamente lo sean-, más fuerza compensatoria. Además, los empresarios asociados, cuanto más importantes y más próximos al poder de las patronales mayor posibilidad de desarrollo de sinergias de negocios con otros asociados.

Hasta aquí el planteamiento del juego que cada uno va a utilizar en su estrategia de desarrollo y/o mantenimiento. ¿Qué solución le ven ustedes?

La crisis se evitaría muy fácilmente si, primero, los partidos políticos (poder y oposición) no estuvieran con el pensamiento puesto en las elecciones y en los votos que van a recibir, gracias a los que obtendrán supuestamente escaños y, por tanto, puestos de trabajo para los suyos, es decir que hicieran lo que tienen que hacer más allá de la popularidad que ello les vaya a suponer de cara a próximas elecciones; segundo, los sindicatos dejaran de esgrimir frente al Gobierno la paralización de la administración pública, auténtico valuarte de su estrategia, ya que de plantear una huelga dentro de la administración el gobierno caería con suma facilidad, no el balde es donde mayor número proporcional de asociados disponen; tercero, las patronales fueran capaces de apoyar por un igual a los grandes que las componen como a las PYMES más desfavorecidas (sí un mínimo de todos los favores y prebendas que se reparten entre menos del 10% del número de asociados llegara al resto del 90% que abonan sus cuotas para verse defendidos o para pertenecer en la esperanza de que eso les ayude, muchas pymes no tendrían que cerrar sus puertas); ycuarto, que se acabara con la falacia bancaria y financiera de este país que, al fin y al cabo, los está manteniendo a todos, enriqueciéndose a costa de PYMES, comercios, autónomos y españoles de a pie y dejando al país hundirse mientras recogen una tercera parte de todos los beneficios que obtiene la banca europea y, encima, se vanaglorian de ello.

Me faltaría una, que dejo para el final porque sé que no les va a gustar, pero como este es mi blog y en él puedo decir –debo hacerlo- lo que pienso también la diré. La quinta, que los españoles de a pié dejemos de ser como somos, mediocres en muchos aspectos, sin más aspiración que la de vivir bien –mal favor nos hizo la sociedad del bienestar y nos lo creímos-, faltos de espíritu competitivo, sin ánimo para la formación, con porcentajes elevadísimos de absentismo laboral frente a otros países que encabezan la Comunidad Europea y envidiosos. ¿Qué tenemos cosas buenas? Muchísimas que otros ni podrían soñar, pero de lo bueno no me interesa hablar, para mejorar, para salir, para ser competitivo, debemos corregir lo malo y potenciar lo bueno como valor diferencial, pero, primero, modificar nuestros defectos de producto de baja calidad. Aquí, nosotros, somos el producto.

Mientras escuchemos que en España se vive de maravilla y como prueba de ello mostremos a los alemanes, ingleses, nórdicos, etc., que vienen a disfrutar de todo ello a nuestro país y además nosotros tengamos cuatro millones de parados, es que o somos estúpidos o hay una parte de esta historia que alguien no ha leído. Ellos pueden y nosotros no ¿por qué?.

Sólo una última reflexión. En el sector del automóvil, ¿qué fabricamos aquí?. Mientras alemanes, ingleses, italianos, nórdicos, japoneses, etc. fabrican la tecnología y desarrollan el diseño, nosotros fabricamos chapa y montamos componentes para lo que ellos diseñan. ¿Furgón de cola?, no, peor.

Anuncios

Acerca de pascualpicarin
Formador, capacitador, conferencista. Interim Manager. Consultor. Empresario. Emprendedor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: