Contrex, un agua diferente, un estilo diferenciador.


En el marketing moderno y en la publicidad, conseguir la atención de nuestro público objetivo se convierte en toda una obsesión que al final nos lleva a acabar haciendo a todos lo mismo, no diferenciándonos de nuestros competidores que debería convertirse en nuestro verdadero leitmotiv. Por eso, cuando recibes imputs como el del anuncio de Contrex, un agua mineral rica en calcio y magnesio, distribuida por Nestlé que fue publicado en Internet con la sana intención de que se desarrollara el marketing viral consecuente, además de arrancarte una sonrisa, te permite seguir creyendo en la infinita imaginación innovadora de los auténticos creativos publicitarios.

En la sexta temporada de El Ala Oeste de la Casa Blanca, en pleno inicio de la campaña para la nominación de los presidenciables en el bando demócrata, encontramos a Josh Lyman (Bradley Whitford), anterior ayudante del Jefe del Gabinete de la Casa Blanca durante las cinco anteriores temporadas, ahora metido a Jefe de Campaña del Congresista Santos (Jimmy Smits), ante la tesitura de cómo afrontar la presencia de su representado ante los votantes en las primarias de New Hampshire y metido en una situación económica en la que no dispone de fondos y con un porcentaje de popularidad de su candidato realmente bajo, por no llamarlo nulo.

Su oportunidad se centra en la estrategia de ‘invertir’ todos sus fondos en un solo minuto de publicidad, algo que, realmente llame la atención y les permita aparecer en todos los canales y noticiarios así como arrancar unas columnas en las primeras páginas de la prensa. Para ello recurre a su imaginación utilizando una situación política contraria a sus intereses, facilitada por los dos candidatos mejor posicionados. Se trata de realizar una burla de estos, conformando un anuncio divertido, que despierte sonrisas y llame la atención. No obstante, no es consciente, como no lo somos muchos en el mundo empresarial moderno, de que haciéndolo de este modo, todo y consiguiendo el objetivo, no hace más que compararse y jugar el triste papel de ser uno más de los competidores por esa nominación.

Afortunadamente, los o él guionista, ya que  Aaron Sorkin no les dejó mucho espacio a estos para realizar su trabajo en la serie, nos regalaron un ‘minuto’ de gloria que consiguió cambiar el ritmo de esa hipotética y televisiva campaña electoral gracias a la negativa del Congresista Santos, que se presenta ante las cámaras durante un minuto y mirando al público a la cara, a través de la pequeña pantalla, y les dice lo que él quiere decir y no lo que le aconsejan sus asesores, rompiendo esa igualdad, esa desesperante indiferenciación que nos invade, nos hace más pequeños y nos convierte en más estúpidos. Cuando alguien o algún producto es capaz de diferenciarse, el público sabe reconocerlo y todos salimos ganando.

Apple lo hizo, tardó años en llegar, pero se ha convertido en el líder indiscutible poniendo en entredicho las 22 Leyes Inmutables del Marketing de los geniales Jack Trout y Al Ries. Las aguas minerales parecen todas iguales y cada cual de nosotros entra en un establecimiento y pide un agua mineral pero no una marca en concreto. Curiosamente, en mis cursos, me encuentro con muchos asistentes que traen su botellín de agua y les pregunto sobre ella. Ninguno sabe responderme porqué la compró, ni que diferencias hay con las de sus compañeros. Les invito a leer la letra menuda, muy menuda, que indica porcentajes de minerales de su composición. A continuación les pido que averigüen que beneficios comportan cada uno de ellos y para que públicos son más aconsejables. Es increíble, los botellines toman vida, no son todos iguales, ni adaptados para los mismos públicos. Pero, a la hora de hacer su compra, todos piden un agua mineral, sin especificar. Les hemos enseñado a no hacerlo. Por fin una marca, Contrex, nos presenta su producto de otra manera. Y, además, genera una publicidad creativa.

Yo voy a ver en que supermercado la encuentro, me ha cautivado.