Cuando el diablo se viste de Prada y habita la Casa Rosada


Sería fácil ponerse a divagar, analizar las vinculaciones históricas entre ambos países, molestarse en buscar las raíces del conspicuo problema que se encierra tras la decisión de la señora Kirchner (por qué nos referiremos a ella en España así cuando, ni tan siquiera, mantenía ya relaciones maritales con el hombre que le cedió el apellido antes de fallecer; tal vez sea porque su origen es Fernández, algo bastante más próximo y español, lo cual duele)… oigan, que no, que es más fácil que todo esto, la respuesta es: Las Malvinas.

Cristina Fernández, decidió que tenía dos opciones: plantearse un nuevo corralito o declarar su particular guerra de las Malvinas para tener ocupados a los ya desencantados ciudadanos argentinos. Como lo de las islas, los británicos, les dejaron bien claro hace unos pocos años (en 1982, por estas fechas, más o menos) que bromas, las justas, pensó en lo del corralito pero, claro, tampoco estaba el patio como para muchas historias después del último escenario producido en la década pasada. Cabía una última posibilidad que consistía en enchufarles el corralito mismo a los de fuera y que ellos pagaran la fiesta. Pero no podía ser cualquiera, tenia que elegir un tonto muy tonto y quién mejor que los gallegos de ultramar. Y ahí entramos nosotros con Repsol-YPF, Telefónica, Santander, etc…

No ha sido, ni de lejos, una decisión económica, sólo y absolutamente política encaminada a tapar las desvergüenzas de los resultados de una estrategia económica absurda, basada en el “milanesas para todos”, “carne para todos”, “fútbol para todos”, “leche para todos”… etc.  Su escenificación, propia de un Galtieri de turno. Su pose, como su historial, una mala copia de Evita Perón. Triste final de una etapa de quienes pudieron haber representado otra manera de gobernar Argentina, con dignidad y honradez.

Pero no pudo ser y, una vez más, me viene al recuerdo un concierto de Nacha Guevara en el que la artista argentina explicaba que, durante su viaje, había estado buscando sinónimos de la palabra ladrón, para ir matando el tiempo durante su vuelo, y había encontrado tantos (los enumeró casi todos) que suponía lo mucho que debía haber robado la humanidad, pero que, en Argentina, tenían dos más: político y chorro o chorra. Ahora podrá, Nacha Guevara, añadir el de Presidenta.

Ojala esta acción sirva, suponiendo que la cordura no lo enmiende todo (a fin de cuentas, esto no deja de ser un juego de ricos), para que los argentinos de a pié puedan seguir trabajando y saliendo del charco en el que ha metido su actual gobierno a uno de los países, probablemente o casi seguro, mayores y más ricos del mundo. Pero me temo, que el pobre trabajador argentino seguirá siendo pobre y el político y sus amigos, un poco o bastante más ricos.

A reseñar, y con esto acabo, que la decisión se adopta después de asegurarle a Obama que la participación estadounidense no será violada, durante la pasada cumbre Iberoamericana en Cartagena de Indias. ¿Dónde estaban los yankis, Cris, cuando los ingleses recuperaron ‘vuestras’ Malvinas? De todas formas, a mí, como a ustedes, me gustaría saber todo el transfondo financiero oculto del que no se está hablando, debe de ser para mojar pan ¿Dónde empiezan y dónde acaban los intereses privados de sus íntimos amigos, la familia Esquenazi, y los de la familia Kirchner-Fernández? Cristina Fernández, ha violado el principio básico de la equidad, cerrando, sin inmutarse ni enrojecerle su cuidadísimo cutis,  un proceso que entra de pleno en la discriminación y en el agravio comparativo, algo insalvable desde cualquier punto de vista jurídico internacional.

Lamentable por todos los argentinos que viven en España y que pueden verse afectados de alguna manera, sin comerlo ni beberlo, y por todos los españoles de buena fe que han contribuido, con su economía y su esfuerzo, a crear riqueza en suelo argentino. Que nadie, ahora, mezcle churras con merinas. En Argentina hay dos tipos de ciudadanos, los de la calle, gente corriente como nosotros, gente maravillosa capaz de dártelo todo y políticos corruptos, engreídos y buscarrazones como Cristina, Cris para los amigos y CFK para los gobernantes, diablesa vestida de Prada que habita, temporalmente, en la Casa Rosada, donde, por cierto, algún antecesor suyo tuvo que salir en helicóptero con nocturnidad. Veremos en que acaba todo.

Anuncios

Acerca de pascualpicarin
Formador, capacitador, conferencista. Interim Manager. Consultor. Empresario. Emprendedor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: