¿Actitud, Espíritu de Superación o Liderazgo?


Son muchos los videos que visualizamos al final de un mes de trabajo relacionados con el management, con el liderazgo, con la negociación, etc. pero siempre hay alguno que te marca un poco más que los demás. Éste que voy a presentar hoy, que trata sobre la capacidad del ser humano por superarse, por ser capaz de exigir de su actitud un plus necesario para alcanzar sus objetivos, es uno de ellos.

Me lo mostró por primera vez mi hijo Toni, de profesión entrenador de fútbol y colegiado del COPLEF, como ejemplo de capacidad de las personas ante situaciones en las que disponen de una adecuada motivación externa por parte de sus líderes. La verdad es que los diferentes fotogramas me emocionaban conforme avanzaban y el director del film (Alex Kendrick, guionista y actor principal también) era capaz de imprimir en cada una de las imágenes una fuerza descomunal que te hacía sentirte dentro de la ficción, recreada magistralmente por él mismo.

Me costó localizar el origen del corto que aparecía en YouTube, hasta que lo pude encontrar en el film Facing the Giants, de vocación inequívocamente religiosa y difusora de valores cristianos. Tal vez el tema le resulte cargante a mucha gente y la trama orquestada alrededor de un equipo de rugby no justifique, para muchos, tener que soportar las diferentes referencias a Dios como factor determinante que les lleve a la victoria que, por otra parte, no considera su protagonista que deba de ser el objetivo final de cada uno de los jugadores que componen su equipo. Pero, si consiguen hacerse con alguna copia completa del film y tienen la paciencia necesaria de visualizarla con atención e interés, encontrarán que en cada una de las situaciones van apareciendo auténticas perlas que enaltecen los valores que como personas y como profesionales muchos estamos echando en falta en todas las organizaciones y en la propia sociedad.

Parto de la base que puedo estar de acuerdo con algunas de las críticas que he leído por Internet respecto de la película, ciertamente duras, contra su propia calidad cinematográfica, desarrollada con medios muy ajustados por lo que se sabe, pero no puedo compartir que llevar las creencias, los valores sociales y humanos, la proyección de actitudes positivas al cine, sea de la mano de la Biblia, del Corán o de cualquier otro libro sagrado, cuando estamos cansados de ver todo lo contrario en cualquier film oscarizado: sexo, pornografía, destrucción, crímenes, violaciones, asesinatos, guerras, etc., sea motivo para descalificar a una película o su mensaje.

Yo les recomiendo que se hagan con una copia y juzguen por ustedes mismos, hasta entonces les dejo con la parte que ha motivado todo esto y que ha permitido que miles de personas sepan de ella a través de YouTube. Como es bien elocuente lo que ahí aparece, les agradecería sus comentarios, pese a que estamos en plena etapa vacacional en España, pero no en Latinoamérica. Así que denme su opinión porque lecturas hay varias y será enriquecedor para todos. Yo, personalmente, tengo mis dudas entre calificarla dentro del apartado Liderazgo o en el de Actitud  ¿Me ayudan?

Felices vacaciones a los que puedan… 😉