Todos tomamos decisiones. Lo difícil es vivir con ellas.


Todos tomamos decisiones a menudo. Unas son más importantes que otras y algunas alcanzan el rango de transcendentes. Muchas, no obstante, son intranscendentales… aunque les presumamos una importancia que no se merecen. La cuestión no es tanto que las tomemos, no hacerlo implica una toma de decisión implícita, sino cómo vamos a ser capaces de convivir con dicha decisión. Eso hace que temamos y retrasemos, continuamente, las decisiones que, de haberlas adoptado en su momento, nos hubieran podido revertir importantes beneficios personales, económicos o profesionales. Se nos aparece el miedo escénico a la toma de una decisión equivocada o que … Continúa leyendo Todos tomamos decisiones. Lo difícil es vivir con ellas.