Comunicación y eficiencia empresarial


pastillas-jabon-hotel

El caso de los jaboncillos de cortesía en un hotel hipotético.

Obviamente este no es un caso real pero, en cuántas ocasiones no nos habremos encontrado con circunstancias anecdóticas, si no tan extremas, sí pecualiares por llamarlas de algún modo. Que disfriuten de esta divertida parodia reflexiva, sobre la comunicación empresarial interna y externa.

——————————————-

Estimada señora de la limpieza:

Por favor no vuelva a dejar mas de esos jaboncillos en mi cuarto de baño. Tengo mi propia pastilla de jabon de tamaño normal y no utilizo estos jaboncillos. Por favor llévese los seis jaboncillos que están junto al grifo del lavabo y los otros tres de la jabonera de la ducha, tan sólo sirven para molestar.

Muy agradecido, S. Berman

——————————————-

Estimado cliente:

No soy la señora de la limpieza que atiende su habitación habitualmente. Hoy es su día de fiesta y mañana ella podrá atenderle. Sin embargo, siguiendo sus instrucciones, he retirado los 6 jaboncillos de su lavabo y los otros 3 de la jabonera de la ducha y los he puesto encima del aparatito de toallitas kleenex por si cambia de opinion. Así que tan sólo observará los 3 jaboncillos que he dejado hoy, siguiendo las ordenes del jefe de servicio del hotel. Espero que sea satisfactorio para usted.

Kathy, señora de la limpieza de apoyo.

——————————————-

Estimada señora de la limpieza:

Espero que sea mi señora de la limpieza habitual, parece ser que Kathy no le comunicó mi nota referente a los jaboncillos. Cuando regresé a mi habitación, me encontré que había usted añadido 3 pequeñas jabonetas al estante de debajo del botiquín. Voy a estar 20 días en el hotel y no necesito para nada esos 6 jaboncillos del estante. Me molestan cuando me afeito o me lavo los dientes. Por favor lléveselos de ahí.

S. Berman

—————————————-

Estimado Sr. Berman:

Su asistenta Kathy ha recibido ordenes de dejar de repartir jabon en su habitación y de llevarse todos los jaboncillos. Si podemos serle de más ayuda, llame a la extensión 1108 de 8:00 a 17.00 y le atenderé muy gustosamente.

Gracias.

Elaine Carmen, Recepción

——————————————-

Estimado Sr. Kensedder:

Mi pastilla de jabon -tamaño normal- ha desaparecido. Se han llevado todas las pastillas de jabón de mi habitación, incluyendo la mía. Ayer noche llegué tarde y tuve que llamar al botones que regresó con 4 botecitos de champú y un bote grande de gel de baño.

S. Berman

——————————————-

Estimado Sr. Berman:

He informado a la recepcionista, Elaine Carmen, de su problema con el jabón. Sinceramente no puedo imaginar el motivo de su problema ya que todas las doncellas tienen ordenes estrictas de repartir diariamente 3 jaboncillos por habitación. He cursado las ordenes necesarias a fin de resolver su problema. Por favor acepte mis más sinceras disculpas por las molestias ocasionadas.

Martin L. Kensedder, Gerente

——————————————-

Estimada Srta. Carmen:

Quién demonios ha dejado 54 jaboncillos en mi habitacion? Esto es lo que me encontré anoche al llegar a mi habitación. No quiero para nada 54 jaboncillos. Tan sólo quiero mi maldita pastilla de jabón tamaño normal, corriente y moliente. Le ruego que me la devuelvan.

S. Berman

——————————————-

Estimado Sr. Berman:

Usted se quejó de demasiado jabón en su habitación y por ello mandé que lo retirasen todo. Entonces usted se quejó al Sr. Kensendder de que todo su jabón había desaparecido y personalmente me ocupé de restituirle los 24 jaboncillos que habían sido retirados y los tres que le corresponden diariamente. No se nada de un jabón tamaño normal. En este Hotel no se usa ese tipo de jabón porque resultaría demasiado derroche o antihigiénico. A cambio le dejé 3 botecitos de gel de ducha que he dejado en su botiquín. Al parecer, Kathy la asistenta, no sabía que había llevado personalmente los 27 jaboncillos y ella también le llevó a la habitación otros 24 jaboncillos y los 3 que le corresponden diariamente. Espero que no tenga más motivo de ulterior queja.

Elaine Carmen, Recepción

——————————————

Estimada Srta. Carmen:

Le remito esta breve nota para ponerle al día de mi actual inventario jabonero. Al día de hoy tengo en mi poder: en el estante del baño 18 jaboncillos en 4 montoncitos de 4 y un montoncito de 2. Encima del aparato de toallitas kleenex: 11 jaboncillos en 2 montoncitos de 4 y un montoncito de 3. En el estante superior del armario ropero: tres botecitos de gel de baño, 1 montoncito de 4 jaboncillos y 3 botecitos de champú. Dentro del botiquín: 12 jaboncillos en tres montones de 4. En la jabonera de la ducha: 6 jaboncillos cuasi convertidos en sopa de jabón. En la esquina noroeste de la bañera: un bote de gel de baño a medio usar. En la esquina noreste de la bañera: 6 jaboncillos en dos montones de 3. Por favor pida a Kathy cuando limpie mi habitación que procure quitar el polvo a los montoncitos de jabón y que los deje bien ordenados. Por favor, dígale que si los apila en montones de más de 4 tienen cierta tendencia a caerse. ¿Podría sugerir que los futuros aprovisionamientos de jabón se almacenen en el marco de la ventana? A mi humilde parecer es un sitio ideal y todavía sin usar. Una cosa más, he comprado otra pastilla de jabón tamaño normal que deposito a diario en la caja fuerte del hotel a fin de evitarnos más engorrosas confusiones.

Atentamente, S. Berman

Anuncios

Acerca de pascualpicarin
Formador, capacitador, conferencista. Interim Manager. Consultor. Empresario. Emprendedor.

5 Responses to Comunicación y eficiencia empresarial

  1. Jonathan el Guapo says:

    Genial el caso! Suerte que es hipotético , sino el S. Berman se merece ser expulsado del Hotel por pesado. Que te cuesta tener tres jaboncillos a la vista! Entiendo que la administración deba hacer lo que desea el cliente, pero este mismo tiene que entender que existen protocolos para su mejor atención. Si un hotel tendría que cumplir con cada capricho de sus clientes, y me refiero a los minuciosos y detallistas como este caso, ninguno llegaría a 5 estrellas en lo que atención se refiere. Igual se entiende perfectamente a lo que va.

  2. Marcos Gallardo Pastore says:

    Simpática la anecdota y claro ejemplo de la diferecnia entre “orientación al cliente” y orintación a procesos”.
    un saludo afectuoso.
    Marcos Gallardo Pastore

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: