Compromiso (primera parte)


compromiso (2)

De qué va esto del compromiso?

No nos gusta eso del compromiso, suena a obligación. Implica esfuerzo seguro. Probablemente conlleve, así mismo, responsabilidad ¿Quién querría, en su sano juicio, comprometerse en algo o con alguien?

No nos comprometemos con nuestras familias, a las que preferimos abandonar cuando enferman antes que comprometernos en colaborar con su atención; tampoco lo hacemos en el trabajo, con la excusa de que no es nuestro negocio y de para qué ayudar en engordar los bolsillos de los empresarios; no existe compromiso para con los clientes, a quienes acabamos considerando un mal necesario, tanto dentro como fuera de la administración pública; tratamos de evadir nuestros impuestos e, incluso, procuramos cobrar en negro para no devengar al Estado unos ingresos que sirven para pagar nuestras pensiones, mejores escuelas, una sanidad publica amplia y democrática, infraestructuras públicas, etc…, para todo tenemos buenas excusas y mejores explicaciones.

Nuestro compromiso es con la exigencia egoísta, farisaica e hipócrita, que nos lleva a envidiar y tratar de alcanzar por todos los medios lo que tienen los demás y vivir mejor.

No hace mucho, apenas unas semanas, en la Catalunya moderna y avanzada surgió el caso de una mujer anciana, impedida, que fue encontrada en medio de la vía pública, de noche y en lugar poco transitado, con un cartelito que contenía el número de teléfono de ocho hermanos. Al parecer, a uno de ellos le había finalizado el turno de compromiso con el ‘paquete mamá’.

La policía local realizó averiguaciones, llamando a cada uno de los hermanos, y resolvió imponer la custodia a uno de ellos de inmediato. La pobre anciana, sólo hacía que repetir que: “Y eso, con nueve hijos”

Este es el compromiso de la vieja Europa, al que nos ha llevado la dichosa Sociedad del Bienestar. Visto lo visto, cada vez tengo más claro que, en otras latitudes, el significado de la palabra compromiso se asemeja bastante más a lo que me enseñaron mis padres que aquí y ahora. Y cada vez tengo menos motivos para querer continuar comprometiéndome con quienes continuamente obvian los suyos. Y eso es una sociedad, un lugar en el que conviven gentes comprometidas con el resto. Lo demás… no sé lo que es.

Anuncios

Acerca de pascualpicarin
Formador, capacitador, conferencista. Interim Manager. Consultor. Empresario. Emprendedor.

4 Responses to Compromiso (primera parte)

  1. Lucy Vega says:

    Leyendo tu comentario, debemos reconocer que esa es nuestra realidad y será la de nuestros hijos y posiblemente nietos. Aquella contra la que tenemos que luchar día a día. Aunque nos tilden de soñadores, de utopistas. Primero está el ser humano por lo que es y no por lo que tiene. No puede ser más importante la búsqueda del bienestar egoísta a toda costa y pisando a los demás. Cuando la sociedad justifica los fines por sobre los medios, entrará en un proceso de autodestrucción. Por ello, si queremos que ésta deje ser realidad para nuestros hijos, ahora sí debemos comprometernos, primero nosotros mismos, luego se regará al próximo. Es eso, o debemos asumir que no hay nada que hacer, que eso es lo “normal”, es la ley de vida, o cualquier otra justificación, para ser parte y cómplice del sistema. En ese caso, solo espero que podamos conciliar el sueño y que nunca nos lamentemos…

  2. Javier M. says:

    Estimado,
    Habiendo leído su artículo con sumo interés, me pregunto: ¿Se trata de falta de compromiso o, en realidad, de una priorización hedonista y centrada en el hoy y ahora, con foco fundamental en lo económico.
    ¡Si tanto así es que en países como Italia se les paga a la familia para que cuiden a sus mayores!
    Cuando una civilización pierde el respeto por su pasado y no trabaja para un futuro común, su fin está cerca. Si no, a las pruebas históricas nos podemos remitir con mucha facilidad (Roma, Grecia, Egipto, etc.).

    ¿O pensamos que los seres humanos, actuales porque hemos avanzado en algo en tecnología y conocimientos científicos estamos libres de la decadencia como Sociedad?

    En lo esencial no hemos mejorado y, cada tanto, caemos en lo mismo. Aún así, estoy convencido que se puede lograr un futuro mejor para nosotros y para nuestros hijos si concentramos nuestros esfuerzos en la mejora de la comunidad de la que formamos parte.

    Saludos,

    • Nada me gustaría más que saber responderte a tan profunda pregunta, pero sin subjetividades. Y no puedo hacerlo. Donde comienza una y finaliza la otra o, acaso, una sea consecuencia de la otra.

      Tu frase final evoca un sentir mayoritario en el que querría creer…ojalá fuera posible.

      Un fuerte abrazo y muchas gracias por tu aportación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: