La Honradez (2ª Parte)


honessty

La honradez, obviamente se encuentra completamente ligada a la ética y a los valores que cada cual ha desarrollado y progresan en su interior en función de factores tan diversos como el entorno en el que se encuentra, la formación recibida, la influencia social y familiar, las épocas, las costumbres. Por todo ello se convierte en bastante difícil establecer un patrón de honradez igualitario asumible por todos.

De la misma forma la honradez de cada uno de nosotros y, sobre todo, su aplicación es bastante subjetiva desde un punto de vista global, pero en donde no encierra ninguna duda es en cuanto afecta a nuestra propia conciencia. Esa que siempre se acaba reflejando al otro lado del espejo por más que nos justifiquemos o, precisamente por eso nos tengamos que justificar, porque lo que vemos en él no es lo que quisiéramos que reflejara.

Cada uno de nosotros hemos adquirido unos valores y su salvaguarda queda recogida en un término poco utilizado hoy por considerarse caduco y por el muy mal uso que se ha venido haciendo de él a través de los tiempos: el honor (del latín honos, honoris), cualidad que impulsa a las personas a conducirse conforme a las más elevadas normas morales (rectitud, decencia, dignidad, respeto, honradez, honestidad). Tanta importancia adquiere este término que el Derecho Romano, y quienes en él se hayan inspirado, le da contenido convirtiéndolo en un bien jurídico tutelado.

Durante siglos, el honor ha sido justificación de duelos, de luchas, de desafíos y de afrentas. Causa de estúpidas rencillas y graves desafíos a vida o muerte por ofensas más relativas a las relaciones personales que al verdadero honor como persona. Se ha convertido también en una expresión que nos dotaba de un ascendente sobre los demás en base a la fama, a la heroicidad. Motivo de aplausos y alabanzas por parte de nuestros coetáneos. Pero su verdadero origen es más modesto y adquiere una mayor importancia, si cabe, en su cuna. Se puede ser tan respetado siendo humilde y obrero como un gran dignatario rodeado de todos los lujos terrenales imaginables. La honradez, la rectitud, la decencia y la dignidad no saben de clases sociales, riquezas o reconocimientos, son sólo cualidades del ser humano desnudo, de ahí la importancia que adquiere su tutela legal dado que su valor es tan grande como el de cualquier propiedad.

Anuncios

Acerca de pascualpicarin
Formador, capacitador, conferencista. Interim Manager. Consultor. Empresario. Emprendedor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: