Contrata personal mediocre y dispondrás de una organización mediocre (Revisado)


Este artículo lo redacté en 2014, anteriormente, desarrollé el concepto en mi libro San Benito y el Management, Gestión Empresarial con Valores Benedictinos.

No ampliaré ni tocaré una coma del mismo, sólo incorporaré este vídeo de Performia Costa Rica

El concepto brillante contrapuesto al de mediocre, acepción que acostumbramos a considerar ofensiva en sí misma cuando sólo responde a una actitud legítima de las personas, es esencial para obtener unos resultados distintos a los de nuestra competencia. Una organización provista de personal brillante y, además, con conocimientos adquiridos, es fundamental para alcanzar los objetivos previstos.

Para entender mejor esto, déjenme que les explique qué podemos esperar, en atención a su aportación, del personal susceptible de ser contratado por una organización del tipo que esta sea: Conocimiento, Experiencia o Esfuerzo. Las tres aportaciones son imprescindibles para cualquier institución pero una de ellas, el Conocimiento, determina el grado de valor añadido que podrá aportar una organización respecto de otra a sus productos/servicios siendo, además, el valor más apreciado y cotizado por el mercado. Por lo demás, en función del tipo de empresa u organización de que se trate, el equilibrio entre unos y otros deberá ser distinto.

En cuanto a la actitud de los candidatos, podemos esperar que estos resulten: Brillantes (es el caso del primer Hacedor del vídeo de la Carreta), Mediocres (Hacedor menos eficiente aunque, en muchas ocasiones pueda resultar un buen elemento para acompañar el esfuerzo, por lo menos suma y no resta) o Indolentes (Fuente Potencial de Problemas, un muy mal asunto que adopta diferentes perfiles dentro de la organización, es camaleónico realmente). A partir del último hacia abajo (Personas Supresivas, en el fantástico vídeo), comenzaríamos a adoptar términos jurídicos. Dichas formas son, en sí mismas, actitudes y no resultados, perfectamente legítimas -excepto los que boicotean el trabajo, la organización , etc. (Personas Supresivas)- que van en concordancia con una serie de expectativas, deseos, motivaciones, necesidades y objetivos a nivel personal de cada uno de los integrantes y no son, por ende, objetivo de discusión ya que la actitud de cada cual entronca con su forma personal de enfocar su vida y su forma de ser, libremente elegida a partir de su libre albedrío. Por tanto, si no nos gusta la forma de actuar (actitud) de un determinado colaborador dentro de este ámbito, habremos de preguntarnos por qué se le contrató y no por qué lo hace como lo hace, pensando más en un error de selección, que en un defecto imputable al empleado. También cabrá cuestionarse qué hemos hecho desde que entró en la organización para que se comporte así.

cuadro actitud

A partir de aquí, realicen las combinaciones que ustedes quieran entre los componentes de los dos factores y se encontrarán con una gran riqueza de perfiles en los que, fácilmente podrán ver identificados a muchos de sus colaboradores, jefes y compañeros. Encontrarán desde el Conocimiento-Indolente que nos servirá para bien poco y nos costará mucho dinero, hasta el Esfuerzo-Brillante, impagable en todas las ocasiones.

¿De quiénes prescindiría, mañana mismo, dentro de su organización? Créanme, es más fácil aplicar este cuadro que limitarnos a lo fácil: prescindir de los más nuevos, porque cuestan menos dinero de indemnización, ó de los más antiguos en virtud de su edad y no de su aportación. Nos estamos equivocando y mucho; hasta ahora no se empiezan a dar cuenta en muchas organizaciones que, si quieren salir de la crisis, deben de recontratar a personas con buen conocimiento y mucha experiencia, que antes tenían y que, tras decisiones incomprensibles por más que lo traten de justificar, ahora no cuentan en sus nóminas.

¿Cómo lo van a hacer? y más profundo todavía ¿quién se atreve a despedir al despedidor atrevido?

(Del libro “San Benito y el Management, Gestión Empresarial con Valores Benedictinos” Capítulo 3º Innovación; Contrata personal mediocre y dispondrás de una organización mediocre; Pag.: 52)

El EGO -Irnos antes de que nos echen


Cambiar antes de que nos obliguen

  • Las costumbres nos permiten establecer límites para nuestras elecciones
    • Nos permite evitar tomar riesgos innecesarios (?)
  • Las costumbres hacen que seamos predecibles ante los demás
    • Los compañeros saben como vamos a responder y eso facilita la relación y la tarea
  • Los líderes eficaces no se aferran a un entorno conocido.
  • Los líderes eficaces buscan indicaciones, pistas, etc. para descubrir como será el entorno mañana
  • Los líderes eficaces no son esclavos de su ego, sólo más responsables de su función dentro de la organización
  • Los líderes eficaces son humildes profesionalmente

No aferrarse a un entorno conocido

  • Hacer las cosas como las hicimos ayer o como las hacemos hoy sólo garantiza, y no siempre, los mismos resultados que estamos obteniendo hoy mismo
  • Los dos pecados cardinales  del  mundo  empresarial,  la arrogancia y la resistencia al cambio

Descubrir cómo será el entorno mañana

  • Es tentador ver el mercado actual e imaginar el de mañana tal y como fue en el pasado
  • Poner en duda todos los planteamientos actuales
  • Imaginar hipótesis
  • Analizar, analizar y analizar

Mayor responsabilidad dentro de la organización.

  • El conjunto de habilidades que conforma nuestro perfil profesional pierde valor cada día
  • Tenemos una doble responsabilidad:
    • Personal: o somos capaces de mantenernos al día, actualizados, formados y por delante de los acontecimientos o dejamos paso a otro que lo esté
    • Profesional: debemos crear un clima en el que se valore a las personas por su capacidad de aprender cada día, adquirir nuevas responsabilidades y adquirir nuevas habilidades de forma que sean capaces de estar reinventando su trabajo diariamente

Humildad profesional

En los últimos seis/doce meses…

  • ¿Cuánto ha cambiado usted su trabajo?
  • ¿Cuáles han sido las iniciativas más novedosas que ha emprendido?
  • ¿Qué proyectos nuevos ha iniciado?
  • ¿Qué medidas innovadoras ha tomado para impulsar la eficiencia, el servicio a los clientes, la calidad o las ventas?
  • ¿Qué capacidades ha aprendido e incorporado para mejorar las cosas?
  • ¿En qué ha admitido haberse equivocado?

Nadie le está viendo ni escuchando, está usted sólo frente a su pantalla. Sincérese con usted mismo, analice, escudriñe, acepte y… ACTÚE

Cambiar antes de que nos obliguen. Resumen

  • Repasar el día de hoy y analizar el entorno del mañana
  • Desafiar los juicios previos
  • Cuidarse de la miopía competitiva
  • Preparar el cambio para crecer

 

#liderandoelcambio

Aterriza tu sueño


941727_537401626316710_709986479_n

En BBVA, tratan de acompañar al emprendedor como al empresario en su nueva ‘aventura’ empresarial y créanme si les digo que eso va a resultar una verdadera aventura, como he querido resaltar en el entrecomillado anterior, y no las del Indiana Jones ese.

Supongo que ellos, como el resto de entidades financieras del país dentro de sus estrategias por recuperar cuota de mercado tras la debacle a la que nos condujeron con sus excesos, tratan de facilitar el trabajo a sus futuros/actuales clientes a la par que posicionar su imagen amigable como ‘compañeros de viaje’. Nada que objetar a todo aquello que sirva para sumar y si conviene, como es el caso ahora, difundir sus esfuerzos (http://www.bbvacontuempresa.es/), pero sin regalarles nada y fiscalizando hasta la última coma de cuanto nos vayan a decir.

En el artículo que he tomado prestado de ellos y que iré acotando y comentando (en granatosa), nos exponen un buen recetario para comenzar a plantearse la inversión necesaria para el arranque de cualquier negocio, vamos con ello.

“Todo proyecto empresarial necesita un plan de negocio y una de las partes más importantes de este tiene que ver con el capital inicial que necesitas. Tener muy claro desde el principio cuánto dinero requieres para ponerte a funcionar te ayudará de muchas maneras.

Has tenido esa idea estupenda que se va a convertir en un maravilloso negocio. Tras la emoción inicial, toca ‘bajar a tierra’ el proyecto y comenzar a ponerle números a todas esas cosas que quieres hacer, es decir, calcular el capital inicial que necesitas para montar tu empresa. ¿Por qué?

En primer lugar, porque cuanto antes sepas –de la manera más aproximada posible- cuánto dinero necesitas, mejor podrás decidir qué financiación necesitas o te conviene. No es lo mismo emprender una búsqueda 5.000 euros que una de 20.000, ¿verdad? Además, en el momento en que conozcas el coste de tu idea, podrás comenzar a calcular si es o no rentable y cuándo podrás hablar del retorno de la inversión o de beneficios contantes y sonantes.

Así que, con estos objetivos en mente, vamos a enumerar los principales gastos que tienes que tener en cuenta a la hora de emprender un negocio.

Hasta aquí todo muy bien y muy cierto pero ¡Ojo! El papel lo soporta todo, absolutamente todo, y un plan de negocio no sirve para nada sino es real tirando a pesimista, y bastante. De los japoneses aprendí a rebajar cualquier expectativa de ventas hasta que me diera pérdidas sobre el papel, para luego revisar los gastos, reducir sus expectativas y equilibrar el presupuesto. Algo que me resultó muy útil y así lo explico para beneficio de todos los que comienzan.

 

Gastos administrativos

Estos gastos pueden variar bastante dependiendo del tipo de sociedad que vayas a constituir. Por ejemplo, una Sociedad Limitada requiere un capital mínimo de 3.000 euros mientras que una Sociedad Anónima requiere 60.000 euros – aunque aquí existen muchos matices, porque no todo el dinero tiene por qué estar depositado en el banco-. De cualquier forma, este gasto también puede ser considerado una inversión, ya que el dinero puede ser utilizado para sufragar adquisición de muebles, equipos informáticos, etcétera.

Además, a la hora de crear una empresa hay que sortear toda una serie de trámites burocráticos y algunos de ellos pueden llegar a ser bastante costosos, como las tasas notariales, los impuestos y tasas locales o autonómicas… Asegúrate de tener muy claros cuáles son estos trámites antes de plantearte el siguiente paso.

Aquí hay muchas opciones, desde la constitución de sociedades cooperativas, cada vez más en auge y muy interesantes para muchos supuestos con ventajas importantes posteriormente, hasta la compra directamente de una nueva sociedad ya constituida, como si se tratara de un producto llaves en mano con todas las garantías (En España, www.ventadesociedades.info , www.ventasociedadesurgentes.com, www.sbmsociedades.com, entre otras ) Consulta con tu gestor o con tu abogado antes de decidir y, sobre todo, de gastar innecesariamente. Pensar que una sociedad limitada la tienes disponible y registrada en menos de 24 horas por muy poca diferencia de precio, eso sí, el nombre de la sociedad tal vez no sea el que más te vaya a gustar pero luego lo puedes resolver con la marca que utilices e, incluso, cambiarlo más adelante.

 

Gastos propios del desarrollo de la idea

Como a la hora de emprender no se trata de lanzarnos a una piscina, sino de conocer en cada momento en qué punto estamos, antes de iniciar nuestro negocio existen una serie de tareas que necesitamos sacara adelante. Y esas tareas suelen acarrear costes.

Por ejemplo, es imprescindible elaborar un estudio de mercado durante las primeras fases de nuestro proyecto empresarial. ¿Existe demanda de nuestro producto o servicio? ¿Qué público objetivo tengo? ¿A cuánto tendría que cobrar mis servicios para ser competitivo y rentable? Todas estas y muchas más preguntas son las que persigues responder con un estudio de mercado; ya lo hagas tú o lo encargues a una empresa especializada, esta investigación lleva tiempo y dinero.

Obviamente, lo tienes que hacer tu o eso es lo que yo vengo aconsejando siempre a todos los emprendedores, otra cosa sea ya con negocios en funcionamiento en el que, el día a día, no te da muchas opciones. En este caso, no tendrás coste y sí mucho aprendizaje de primera mano, imprescindible para la hora de la puesta en marcha

 

Por otro lado, hay un cálculo que muchos emprendedores suelen obviar y que, sin embargo, puede ser decisivo a la hora de saber si el proyecto es o no viable: ¿cuánto dinero necesitas para vivir durante los primeros meses o años, antes de que tu idea arranque y comiencen a entrar los fondos? Haz el cálculo y añádelo a tus gastos.

Gastos de la puesta en marcha del negocio

Lo que se denomina el capital de inversión es el dinero que necesitas para, una vez que tienes claro el proyecto, hacerlo realidad. Aquí entran en juego multitud de factores que podemos dividir en fijos y variables, por ejemplo:

  • Alquiler o compra del local.
  • Creación de inventario.
  • Equipamiento como mobiliario, equipos informáticos…
  • Servicios como la luz, el agua, el gas…

Es muy difícil acotar este tipo de gastos, ya que dependen enormemente del negocio que se vaya a crear. No obstante, formarán el grueso del capital que necesitas para hacer tu idea realidad.

En este capítulo también podemos incluir el presupuesto del cash flow o flujo de caja.

Gastos de personal

Si necesitamos crear un equipo de trabajo para poner en marcha nuestro negocio, también tendremos que calcular el coste de incorporarlos a nuestra empresa, así como el de mantenerlos durante el tiempo que estén contratados.

Precisamente por este motivo, es importante que todos estos cálculos que hemos mencionado tengan como marco temporal, como mínimo, un año. Eso te ayudará a ver tus cuentas con perspectiva y a desarrollar un proyecto empresarial mucho más acorde con la realidad.”

Hay una cosa que, como casi todos los que conozco olvidan u obvian comentar y que, por lo menos a mi criterio, es básico establecer: ¿Cuántos clientes necesitas y que gasto/compra medio/a deben de realizar en tu negocio, sea diaria, semanal o mensualmente, para poder pagar todos los gastos y recuperar la inversión?
Es decir, si decides montar un bar y tienes unos gastos mensuales que sólo puedes sufragar a partir de cincuenta clientes diarios a un promedio de cinco euros por cada uno de ellos de promedio, ves con cuidado si visitando otros bares/cafeterías de la zona compruebas que el flujo de clientes no supera los treinta y sólo dejan el importe de una cerveza o de un café sobre la mesa/mostrador. No cuentes con que vayas a comerte una parte tan importante del pastel dejando a tu competencia sin postre. Eso no funciona así.

Y una última que va en contra de las políticas de muchas entidades financieras:

Si necesitas una financiación de veinticinco mil euros y el banco sólo te ofrece quince mil, procura no aceptarla. Sigue buscando a otro que confíe en ti y te ofrezca el total que le solicitas. Si hiciste bien los números, necesitas esa cantidad y no menos por lo que, con total seguridad, en algún momento tu flujo de caja te va a dar un disgusto y tendrás que correr, no vale la pena arriesgarse en tanto no se tienen todas las opciones cubiertas o, por lo menos, más de un Plan B ya previsto.

 

Te dejo, si te interesa, la opción de que nos escribas y te remitiremos una Hoja de Cálculo bastante completa con la que podrás elaborar, a nivel de números, un sencillo

Plan de Negocio  

(apascual@apascual.net, Asunto: Plan de Negocio)