DISCAPACITADOS DEL ALMA


La chilena María del Pilar Sordo nos da una clase magistral sobre liderazgo aprovechando un ejemplo personal, individual, aplicado a la familia, a la gente corriente, a la vida

María del Pilar Sordo Martínez es una psicóloga, columnista, conferencista y escritora chilena. Reconozco no conocerla hasta la fecha de hoy, tal vez sí que haya escuchado alguna cosa de ella a lo largo de mi vida, pero mi consciente no lo ha retenido. A partir de ahora se va a convertir en una de mis escritoras de referencia con alguno de sus libros sobre mi mesita de noche.

No sólo nos da una buenísima lección de humanidad y de amor propio sino que, además, no la da de liderazgo a través de la actitud: ¡Dejen de quejarse, coño! Hagan cosas, hagan algo, vivan, disfruten y paladeen la vida llena de momentos maravillosos.

Dice Pilar Sordo, justo al final del corte del video, que: “Si aprendemos a aportar desde lo distintos que somos, lo mejor de nosotros, si de verdad nos propusiéramos a entregar lo mejor de nosotros, claramente los sistemas tendrían que comenzar a cambiar” Esta es una clarísima lección de liderazgo. Que todos los integrantes de una sección, de un departamento, de una empresa o de una organización, empresarial o no, estuvieran dispuestos a aportar desde lo distintos que somos, y entendiéndolo así su propio líder, los sistemas que tanto critican y criticamos trabajadores o sindicatos, jefes y accionistas, cambiaría y los resultados no tardarían en llegar.

Si aprendemos a aportar desde lo distintos que somos, lo mejor de nosotros, si de verdad nos propusiéramos a entregar lo mejor de nosotros, claramente los sistemas tendrían que comenzar a cambiar

Pero ¿cómo conseguirlo? Ella también nos da la clave poco antes en el propio video cuando nos dice: “Muchos de los problemas que nosotros tenemos al no decirles a nuestros hijos que los queremos al no… agarrarlos y decirles que estamos orgullosos de ellos, a que el marido no le dice a la mujer que la ama, la señora no hace lo mismo con su marido, claramente se han ido destruyendo los vínculos que han permitido mantener unido el sistema” Y ahí radica la verdad de nuestras compañías, hemos permitido que se vayan rompiendo los vínculos que tendrían que haber mantenido unido el sistema, si es que alguna vez lo estuvo.

Es mucho más fácil buscar culpables, penalizar y despedir, abroncar y humillar, esperar que los demás lo hagan todo mientras nosotros atendemos a nuestra propia carrera profesional, ahogados en un mar de informes y datos que ya envidiarían para sí las más potentes y poderosas Big Data creadas por el propio hombre, hoy convertido en un discapacitado del alma; nuestra avaricia y nuestro egoísmo se han convertido en el hilo conductor que lleva a la destrucción de la inteligencia productiva y competitiva, en el mayor impedimento a alcanzar los nobles (en principio) objetivos empresariales cuya finalidad última es la máxima ocupación, el desarrollo personal y alcanzar una vida lo más cómoda posible pero no sólo para unos cuántos, sino para todos.

Como dice Pilar Sordo, tal vez todo sea sólo una cuestión de AMOR

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.