REFLEXIONES EMPRESARIALES #7


¿Conocen aquella máxima que se explica en los cursos de iniciación a la comunicación y que dice que…

La Naturaleza es Sabia. Dios hizo al hombre a su imagen y semejanza, con dos orejas y una boca, para que escuche el doble de lo que hable.

Cuando se habla con inteligencia, con frases sabias y palabras llenas de humildad y de prudencia, es más fácil que nuestros planteamientos y explicaciones echen raíces en los demás. La cosecha -los resultados- sólo llegarán de la mano de lo que seamos capaces de escuchar, el doble o más de lo que dispongamos para hablar.

Esto vale en cualquier situación comunicacional. Ya sea en entornos comerciales, empresariales, negociales, sociales o familiares, en todos ellos tiene cabida.

No olviden tampoco que ob-audire (latín) significa  “saber escuchar” y se tradujo al castellano por ‘obedecer’. Esto nos llevaría a otra interesantísima situación. Obedecer no es una circunstancia forzada ni exigida, es un reclamo para que las personas escuchen y entiendan antes de hacer alguna cosa porque, y siempre se ha dicho y sabido, cuando entendemos aquello que se nos mandado, sabremos mejor cómo actuar, lo haremos convencidos y seremos capaces de defenderlo hasta sus últimas consecuencias.

Importancia de ESCUCHAR

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .