Pasión vs Mediocridad


Esto del ‘brillo de los ojos’ me lo enseñó -espero que lo recuerde- un buen amigo, Paco Pastor, que me permitió identificar la actitud de las personas a través de ese brillo inigualable.

Haz sólo aquello que te permita iluminar tu mirada, siempre que puedas.

Cuando hablo de personas mediocres, no estoy faltando al respeto a nadie, simplemente me acojo a la RAE y distingo entre a quienes les brillan los ojos y a quienes no. Quienes hacen las cosas por necesidad, obligación o profesionalidad y quienes lo hacen por auténtica devoción.

Ayer mismo (30 de Marzo de 2017) en la Contra de La Vanguardia de Barcelona, Martin Pérez, representante artístico, afirmaba con gran clarividencia:”¡La pasión! Eso importa en un artista, no su virtuosismo“.

¡La Pasión! Esa gran desconocida. Que un pianista, que vive de dar conciertos en los mejores escenarios del mundo, sabe tocar el piano ya nadie lo duda. Que sea capaz de transmitirnos sentimientos y que la piel se nos torne ‘de gallina” eso… es otro cantar.

Cabe su aplicación a cualquier ocupación, trabajo u oficio, con responsabilidades o no sobre terceros. Desdichado aquel que pasa por esta vida sin que nada le haga brillar sus ojos porque el será pobre de verdad.

Anuncios

¿Genios o inútiles?


no es un inútil

He visto, a lo largo de mi vida, tratar como inútiles a auténticos especialistas, a excelentes profesionales, a maravillosas personas que, simplemente, estaban desempeñando una labor poco apropiada para sus habilidades.

También he visto maltratar a las mujeres por el simple hecho de serlo y formar parte del círculo de la vida, desconsiderándolas por su condición sexual y despreciando sus habilidades personales y profesionales, más por falta de conocimiento de cómo aprovechar sus potencialidades que por voluntad de perjudicarlas.

He conocido a padres y maestros, bellísimas personas, castigando, comparando, humillando y lastimando voluntades incipientes de jóvenes vidas que, tal vez, truncaron su futuro por no poder, no saber, responder a las expectativas y deseos que otros se habían forjado sobre ellos o creían que debían alcanzar.

Los líderes auténticos, son aquellos que saben extraer el máximo rendimiento de cada persona, considerando sus habilidades intrínsecas y extrínsecas, motivar sus actitudes y promover la aplicación de sus aptitudes; sin castigos, sin lastimar, sin ofender, sin maltratar, sin tratos peyorativos, sin desesperaciones, sin manipulaciones, sólo ofreciendo un espacio en el que se desarrolle su habilidad profesional, personal y moral adecuada.

¿A qué tipo de líder rinde usted pleitesía? Seguiremos hablando del tema…

“En todo, dad gracias” vs “quien siembra, recoge”


Este es un video comercial, ahora mismo con solo poco más de cincuenta mil visitas, que habríamos de conseguir no sólo difundir, sino que nos concienciara a cada uno de nosotros y ser capaces de colgarlo en nuestro perfil de facebook porque, podemos creer en cualquier Dios, cumplir con cualquier religión y pertenecer a la Iglesia que sea, pero lo que en éste anuncio se pone de manifiesto, más allá de cualquier intencionalidad comercial que queda relegada a un segundo plano, es la humanidad de determinadas personas que las convierte en gigantes.

No todos somos iguales, no todos están dispuestos a devolver bien por bien, ni a estar agradecidos, ni a saber reconocer que nada de lo que somos nos pertenece, antes al contrario, nos ha sido concedido poco a poco a lo largo de nuestra existencia, como es el caso de ese hipotético doctor que, Dios lo quiera, tal vez exista en verdad en algún rincón del mundo.

No hace tantos años, un etarra, en el País Vasco, asesinaba vilmente a un guardia civil (creo que era) en un atentando; dicho funcionario público había arriesgado su vida, muchos años antes, por salvarle la vida en un incidente de tráfico. Cruel perversión de la raza humana que, a través de este video, nos demuestra que no todos somos iguales, ni siquiera entre los propios terroristas porque, al final, cada individuo es lo que es porque decide serlo y actúa como actúa porque decide actuar… libremente.

Ser agradecido es algo que difícilmente se ve y se encuentra. Dar, nos complace en ocasiones y, en otras, nos permite lavar nuestra conciencia. Agradecer, sentirnos en deuda, saber que no somos nada sino fuera por todos los que nos enseñaron por el camino, parece ser que no es un valor muy cotizado, nos avergüenza incluso. A la chica del video no le pagó la cuenta del hospital el hecho de que su padre se hubiera comportado adecuadamente, muchos son capaces de hacerlo a lo largo de sus vidas. Lo que saldó su deuda fue la humildad de un joven que, devenido a adulto, fue consciente de lo qué era y de cómo había llegado a serlo.

Lo que somos, todo cuanto somos, incluso lo que tenemos, no nos pertenece en propiedad absoluta, se lo debemos a muchos que transitaron antes a nuestro lado y nos prestaron sus manos, experiencias, consejos, conocimientos… y eso nunca se acaba saldando.

Por eso no me acaba de gustar el título “Quien siembra, recoge” y prefiera “En todo, dad gracias” (1Tesalonicenses 5:18)

Espero que os guste, como a mí, y que lo colguéis en vuestros perfiles y lo repliquéis para conocimiento de otros muchos.

Derribando paradigmas bloqueantes


“Mi padre es de una pequeña ciudad llamada Niigata, en Japón, muy conocida por su producción de arroz. Y yo hablo español porque mi mamá es del Tolima. Entonces, tengo arroz por los dos lados, nací predestinado a comer arroz. Tuve el honor de nacer en Colombia, viajé a los 10 años a Japón y estuve hasta los 24 y estando allá descubrí cosas grandes de Colombia…”

Les quiero presentar a un japonés nacido en Colombia. No conocí de su existencia hasta ayer mismo, por la mañana. Se llama  Yokoi Kenji Díaz, aunque es más conocido en su barrio bogotano como “el chino de Ciudad Bolivar”.

Habla de su amada Colombia, porque nació allí, pero al escucharle relatar cualquiera de sus historias, ésta en concreto, te transporta a la realidad catalana, gallega, andaluza, española en general; a la boliviana, venezolana, ecuatoriana, panameña, mexicana, argentina, chilena o paraguaya…. y así. Nos muestra el camino de muchas maneras.

Tres ideas básicas surgen del vídeo.

La disciplina vs el talento

Yokoi Kenji nos atrapa la atención con un tema de vital interés, la disciplina –que cotiza muy bajo en bolsa- y el talento –que pocos consideran-. Cualquier país latino, se ve afectado en igual modo que expone él en este primer video, una auténtica lección.

La humildad vs el éxito

En el único lugar que el éxito va delante del trabajo, es en el diccionario. Kenji nos habla, en primer lugar, de la humildad japonesa y rompe con el paradigma de la violencia colombiana. La violencia que el nos explica, escenificada en el transporte público Transmilenium, no es exclusiva de Colombia, también sucede en los autobuses y metros de Barcelona y Madrid, por ejemplo.

Después nos da una lección práctica de porqué funcionan las empresas japonesas y yo les añadiría, también las alemanas y nórdicas. Escuchen bien esa receta, no tiene precio y tal vez les ayude.

La gente

Finalmente, explica la diferencia entre Japón y Colombia pero, saben, a mí se me ocurre pensar dos cosas:

Primera:

Sobre la riqueza de Colombia, que vengo defendiendo hace tres años y nadie me la compra en España. Riqueza real. Das una patada a una piedra y te sale petróleo, esmeraldas, oro, plata, arroz, frutas tropicales, café, madera, minerales, ganado, universidades…

Los clientes prospecto que visito en España, con la intención de convencerles de que se arriesguen a dar el salto a Colombia, me dicen: “Colombia? No, allá hay la guerrilla, los narco… no, mucho riesgo, muchos problemas”. Ese mismo español está tirando, no invirtiendo, tirando, millones de dólares en Brasil, Argentina, Chile…

Colombia es rica, uno de los países más ricos del mundo. Japón no tiene nada, excepto su gente y su disciplina nipona. Y eso me lleva a la segunda.

Segunda:

Sobre la pobreza de España. La península ibérica es como Japón, no tenemos nada… somos un solar hipotecado a la Comunidad Europea por acuerdos firmados por todos los gobiernos que hemos tenido desde la dictadura y dinero malgastado, robado y estafado por personajillos amparados por el silencio y por el corporativismo político de partidos políticos, sindicatos y empresas públicas.

Siendo así, cómo puede ser que Japón sea una gran potencia y España sea… lo que hoy es y no la voy a etiquetar? Háganlo ustedes.

Yokoi Kenji tiene razón, las personas marcan la diferencia. Sólo hace falta que la gente se lo crea.

¿Será todo un error?


Que tal

Debido a las precarias circunstancias en las que se encuentra la capacitación empresarial en nuestro país, dado que:

  • La mayoría de directivos ya no la necesitan porque el trabajo les desborda
  • La mayoría de los políticos ganan lo suficiente con lo que hacen y sino lo suplementan con otras actividades/ingresos, con los que son recompensados por sus esfuerzos y desvelos en consejos de administración varios, intermediaciones, consultorías y demás
  • La mayoría de trabajadores se cuestionan “¿para qué?” si tampoco tienen “con qué”, ya que las subvenciones que les permitían acceder al conocimiento “alguien” consideró que no eran necesarias en un país donde impera la libre competencia y los más inteligentes prosperan “porque sí”

He decidido presentarles mis nuevas propuestas formativas por si fueran de su interés

Cursos para Hombres, ante las exigencias del siglo XXI

  1. La plancha: de la lavadora al armario, ese proceso misterioso
  2. Cómo se llena la cubitera de hielo, paso a paso (con diapositivas)
  3. Ventajas de contratar un técnico para arreglar los aparatos: la electricidad y tú
  4. Los últimos avances científicos: cocinar y recoger la cocina no provoca impotencia, ni tetraplegia (con prácticas de laboratorio)
  5. Por qué no es malo regalarle flores aunque ya estés casado con ella (con gráficos y montaje audiovisual)
  6. Colocar el rollo de papel higiénico: ¿nace el papel higiénico en el baño?
  7. Cómo bajar la tapa del retrete, paso a paso (con esquema resumen)
  8. Por qué no es necesario agitar las sábanas después de una flatulencia (ejemplos prácticos en parejas)
  9. Los hombres de verdad también preguntan a los transeúntes cuando se pierden
  10. Hacerte la maleta, ¿incompetencia innata o incapacidad mental progresiva?
  11. La lavadora, esa gran desconocida
  12. ¿Es posible orinar sin salpicar fuera del retrete? (con practicas en grupo).
  13. Diferencias fundamentales entre el cesto de la ropa sucia y el suelo (con dibujos y gráficos aclaratorios)
  14. El hombre en el asiento del copiloto: ¿Es genéticamente posible no dar la paliza e, incluso, no desencajarse convulsivamente mientras se aparca?
  15. La taza del desayuno no levita sola hasta el lavavajillas (ejemplos en vídeo)
  16. ¿Se puede seguir siendo alguien sin tener el mando a distancia?
  17. Vencer el zapping: 20 minutos de anuncios con el mando en la mano y sin cambiar de canal (el centro no se hará responsable de las taquicardias y pérdidas de conocimiento de los alumnos durante este curso)
  18. Vida social: ¿hay otros temas de conversación además del fútbol y el trabajo?
  19. Apostar con tu mujer: cómo aprender a evitar la autohumillación continua
  20. Comunicación extrasensorial: cuando te dicen que algo está “en el cajón del armario” sólo un torpe necesita preguntar en qué cajón y de qué armario.
  21. ¿Muerde el médico de los niños?
  22. Curso de relajación y autocontrol (¡atención! durísimo examen final: cuatro horas de acompañante en El Corte Inglés sin protestar)
  23. Las latas de cerveza no saben arrastrarse solas hasta el cubo de la basura (ejemplos prácticos con diversas marcas y tamaños)
  24. Como luchar contra la atrofia cerebral: recordar los recados, preguntarle por el estado de su tobillo torcido, cómo le fue la prueba en el médico y para cuando es la intervención quirúrgica, quien viene mañana a comer, quien ha llamado, un cumpleaños, el aniversario…
  25. Como aprender a encontrar las cosas empezando a buscarlas primero en su sitio, antes de hacer el ridículo revolviendo toda la casa dando voces

Dada la complejidad y dificultad de asimilación de los temas, los cursos tendrán un máximo de 8 asistentes.

Estamos trabajando intensamente en los Cursos para Mujeres de los que pronto podremos darles detalles.

(Por si no habían notado mi fina ironía, esto es una crítica desprovista de acidez y de acritud hacia la situación que atraviesa el sector de la formación empresarial en España, gracias a la gran visión de futuro exhibida por las compañías, que recortan la formación como medida inteligente para superar la crisis, y por el Gobierno de un país, navegando a la deriva por los procelosos mares de la economía europea, que considera que la educación y la formación no han de ser un objetivo de mejora de la competitividad de sus empobrecidas empresas y si lo considera, actúa como si le importara un bledo)