Sistema Ruidoso -Confrontación de ideas (3ª parte)


Imagen9

Cómo conseguir una confrontación de ideas franca, abierta y positiva (continua, última entrega de este capítulo)

  • La tecnología al servicio de la organización
    • La tecnología una herramienta clave para construir comunicaciones abiertas
      • La web impregna y cambia casi todas las funciones clave de los negocios, incluido el manejo con los clientes externos.
      • Internet elimina las barreras que se interponen en el flujo de conocimientos
      • La información está en bruto, sin filtros, sin editar, sin censura y casi en tiempo real
    • Invertir en tecnología no producirá beneficios si no existe una auténtico cambio de cultura de empresa
      • Si los líderes se mantienen alejados de su equipo
      • Si los gerentes ocultan la información para incrementar su autosentido de autoridad
      • Si los empleados no se atreven a expresar libremente sus opiniones honestas
      • Si la organización se mantiene cerrada

Eso ya viene siendo así desde que se escribieron las primeras líneas de este curso, hace más de diez años… y no hemos avanzado prácticamente nada en ese sentido la mayoría de las Pymes.

Imagen10

Brutal realidad

Escuchar (no oír)

  • Permite ser escuchado
  • Permite aprender
  • Fluyen las ideas
  • Mejora la comunicación
  • Crea entornos
    • Accesibles
    • Igualitarios
    • Seguros
    • Confiables

Dicen que Dios es perfecto y nos hizo a su imagen y semejanza. Yo espero que no sea como nosotros el modelo original, aunque ya sepa que Él es perfecto en todo lo que crea. Nos dotó de dos orejas y una boca, justo para escuchar el doble de lo que hablemos. No sé el porqué pero, desde luego, el uso que le venimos dando a nuestros oídos es bastante pobre.

Un auténtico Líder no se puede permitir ese lujo con su equipo, de la misma manera que la charlatanería pura y dura, no va a ayudar a nuestros comerciales a vender más productos ni a hacer crecer nuestra expansión en el territorio. Permitamos, entonces, que se cree un auténtico ambiente de confrontación de ideas abierto, franco y seguro y veremos que pronto obtenemos beneficios inmediatos y crecientes dentro de nuestra organización.

Imagen11

Resumen

  1. Política de puertas abiertas verdadera
  2. Facilitar el desarrollo de un sistema ruidoso
  3. Buscar la opinión de los demás de forma permanente y activa, sin barreras
  4. Utilizar la tecnología para comunicarnos
  5. Escuchar, no oír
  6. Considerar a la burocracia como nuestro peor enemigo dentro de la organización

#liderandoelcambio

 

Cómo conseguir una Organización Brillante


¿Se ha estancado su organización? ¿Está acostumbrada a pensar de una forma cómoda y conservadora?  ¿Se imponen la nostalgia y la rigidez?

Imagen1

Organizaciones Estancadas

  • Nuevas tecnologías
  • Nuevos aspectos demográficos
  • Nuevos competidores
  • Nuevas expectativas de los consumidores
  • Nuevas tendencias
  • Desregularización y globalización de los mercados internacionales
  • La tan cacareada crisis
  • Etcétera….

Viejas Ideas

  • Nuevos competidores más ágiles y con recursos escasos

Las nuevas organizaciones han de ser

  • Abiertas, colegiadas y descentralizadas
    • Que el personal pueda tomar decisiones
  • Rápidas y vinculadas
    • Personas y grupos completamente vinculados a través de la red y actuando como una red, compartiendo ideas, recursos y experiencias
  • Constructivamente polémicas
    • Dejando siempre paso a las mejores opciones
  • Coherentes en su ejecución
  • Basadas en resultados concretos

El cambio que todavía no hemos digerido

La sociedad de la Comunicación ha generado la nueva economía de Información y ésta, la era del Conocimiento

Toda organización que obvia el Conocimiento  como factor diferencial corre el riesgo de convertirse en  marginal y mediocre. Los individuos llamados a convertirse en brillantes dentro de nuestra organización, deben pasar, primero de todo, por convertirse al Conocimiento y eso no implica un hecho puntual alcanzado antes de incorporarnos a nuestro entorno profesional por primera vez o en un momento dado aprovechando cualquier circunstancia favorable, si no una actividad continuada y sostenida en el tiempo a lo largo de toda nuestra vida profesional. Las organizaciones acabarán convirtiéndose, en un mundo continuamente cambiante, en el resultado del factor sumatorio del Conocimiento de todos y cada uno de sus integrantes

A continuación, presentaré unos esquemas que van desde el paradigma del anterior siglo al del presente, que ya llevamos tiempo iniciado pero con adelantos muy tímidos en ese sentido, excepto en compañías pequeñas que nos muestran más adaptabilidad a los cambios que las grandes corporaciones, algo lógico por otra parte.

gráfico_1

Esto es lo que nos han venido enseñando durante más de cien años. Cuatro direcciones estratégicas imprescindibles para entender cualquier organización productiva

gráfico_2

Y su reflejo dentro de un organigrama clásico, orientado a respetar las directrices sin derecho a cuestionamiento alguno, basado en que el Conocimiento era potestad de unos pocos, a la par receptores de ese conocimiento fuera del alcance de las clases más humildes, lo que acababa convirtiendo el modelo de dirección en ‘clasista’

gráfico_3

Conforme hemos ido avanzando a lo largo del Siglo XX, el Conocimiento ha ido popularizándose y estando al alcance de la mayoría excepto el que se impartía en las mejores escuelas de negocios, clasista por definición.

Eso y la crisis, acabó por dinamitar las organizaciones clasistas dentro de las empresas más pequeñas, convirtiéndolas en espacios de Conocimiento compartido por todos sus integrantes que acababan externalizando todos los procesos productivos o aquellos a los que menos valor añadido podía aportar el Conocimiento, requeridores de esfuerzo o de experiencia en la producción fundamentalmente.

Estas organizaciones se han acabado convirtiendo en líderes y modelos de éxito a seguir

gráfico_4

Esta sería una posible representación del modelo organizativo a seguir en aquellas organizaciones en las que prime el Conocimiento por encima de cualquier otro pronunciamiento.

Se basa en la disciplina personal, la iniciativa, la toma de decisiones y asunción de riesgos, la actualización de conocimientos permanente y la responsabilidad

gráfico_5

Debemos entender, también, que la evolución de los mercados como consecuencia del crecimiento competitivo entre organizaciones orientadas a la captación de la mayor cuota posible de ventas, ha reorientado el modelo original industrial, sin llegarlo a destruir o sustituir del todo.

Conceptos como la Identidad Corporativa, la Cultura organizacional, la Comunicación con todos los grupos que se relacionan directa o indirectamente con cada una de las organizaciones y, finalmente, la Imagen corporativa, no son simples expresiones pasajeras sino elementos organizativos a considerar que han llegado para quedarse y que sirven para marcar diferencias.

gráfico_6

El esquema anterior, añadido al original, nos lleva a esta nueva dimensión dentro de las organizaciones que pretenda continuar siendo competitivas

gráfico_7

Y esta sería una aproximación a como entiendo deberán ser, en un futuro más o menos próximo, los organigramas empresariales, mucho más preocupados por el buen funcionamiento de la redes de comunicación, con mayor autonomía personal de cada uno de sus integrantes, mayores dosis de responsabilidad individual, con menos transcendencia de la ubicación en la que se esté trabajando en cada momento y con un mayor esfuerzo de apoyo por parte de los líderes a, sus ahora, ‘compañeros‘ de obtención de metas comunes y compartidas.

Se acabó la época en la que ‘el de arriba‘ ostentaba el poder real y efectivo además -supuestamente- del Conocimiento. Entramos en una nueva etapa de la civilización en la que la mayor ocupación de los líderes, consistirá en ayudar a sus compañeros y tratar de facilitarles el trabajo para que, entre todos, alcances sus objetivos.

Próxima entrega,

“Cómo conseguir una Organización Brillante: Obtener el Consenso”

#liderandoelcambio #negociandoentierradelobos #pascualpicarin #innovandoparadiferenciar #valoresbenedictinos #ventasproductivas #factormartinez #managementbenedictino #managementcristiano @pascualpicarin

Comunicación y eficiencia empresarial


pastillas-jabon-hotel

El caso de los jaboncillos de cortesía en un hotel hipotético.

Obviamente este no es un caso real pero, en cuántas ocasiones no nos habremos encontrado con circunstancias anecdóticas, si no tan extremas, sí pecualiares por llamarlas de algún modo. Que disfriuten de esta divertida parodia reflexiva, sobre la comunicación empresarial interna y externa.

——————————————-

Estimada señora de la limpieza:

Por favor no vuelva a dejar mas de esos jaboncillos en mi cuarto de baño. Tengo mi propia pastilla de jabon de tamaño normal y no utilizo estos jaboncillos. Por favor llévese los seis jaboncillos que están junto al grifo del lavabo y los otros tres de la jabonera de la ducha, tan sólo sirven para molestar.

Muy agradecido, S. Berman

——————————————-

Estimado cliente:

No soy la señora de la limpieza que atiende su habitación habitualmente. Hoy es su día de fiesta y mañana ella podrá atenderle. Sin embargo, siguiendo sus instrucciones, he retirado los 6 jaboncillos de su lavabo y los otros 3 de la jabonera de la ducha y los he puesto encima del aparatito de toallitas kleenex por si cambia de opinion. Así que tan sólo observará los 3 jaboncillos que he dejado hoy, siguiendo las ordenes del jefe de servicio del hotel. Espero que sea satisfactorio para usted.

Kathy, señora de la limpieza de apoyo.

——————————————-

Estimada señora de la limpieza:

Espero que sea mi señora de la limpieza habitual, parece ser que Kathy no le comunicó mi nota referente a los jaboncillos. Cuando regresé a mi habitación, me encontré que había usted añadido 3 pequeñas jabonetas al estante de debajo del botiquín. Voy a estar 20 días en el hotel y no necesito para nada esos 6 jaboncillos del estante. Me molestan cuando me afeito o me lavo los dientes. Por favor lléveselos de ahí.

S. Berman

—————————————-

Estimado Sr. Berman:

Su asistenta Kathy ha recibido ordenes de dejar de repartir jabon en su habitación y de llevarse todos los jaboncillos. Si podemos serle de más ayuda, llame a la extensión 1108 de 8:00 a 17.00 y le atenderé muy gustosamente.

Gracias.

Elaine Carmen, Recepción

——————————————-

Estimado Sr. Kensedder:

Mi pastilla de jabon -tamaño normal- ha desaparecido. Se han llevado todas las pastillas de jabón de mi habitación, incluyendo la mía. Ayer noche llegué tarde y tuve que llamar al botones que regresó con 4 botecitos de champú y un bote grande de gel de baño.

S. Berman

——————————————-

Estimado Sr. Berman:

He informado a la recepcionista, Elaine Carmen, de su problema con el jabón. Sinceramente no puedo imaginar el motivo de su problema ya que todas las doncellas tienen ordenes estrictas de repartir diariamente 3 jaboncillos por habitación. He cursado las ordenes necesarias a fin de resolver su problema. Por favor acepte mis más sinceras disculpas por las molestias ocasionadas.

Martin L. Kensedder, Gerente

——————————————-

Estimada Srta. Carmen:

Quién demonios ha dejado 54 jaboncillos en mi habitacion? Esto es lo que me encontré anoche al llegar a mi habitación. No quiero para nada 54 jaboncillos. Tan sólo quiero mi maldita pastilla de jabón tamaño normal, corriente y moliente. Le ruego que me la devuelvan.

S. Berman

——————————————-

Estimado Sr. Berman:

Usted se quejó de demasiado jabón en su habitación y por ello mandé que lo retirasen todo. Entonces usted se quejó al Sr. Kensendder de que todo su jabón había desaparecido y personalmente me ocupé de restituirle los 24 jaboncillos que habían sido retirados y los tres que le corresponden diariamente. No se nada de un jabón tamaño normal. En este Hotel no se usa ese tipo de jabón porque resultaría demasiado derroche o antihigiénico. A cambio le dejé 3 botecitos de gel de ducha que he dejado en su botiquín. Al parecer, Kathy la asistenta, no sabía que había llevado personalmente los 27 jaboncillos y ella también le llevó a la habitación otros 24 jaboncillos y los 3 que le corresponden diariamente. Espero que no tenga más motivo de ulterior queja.

Elaine Carmen, Recepción

——————————————

Estimada Srta. Carmen:

Le remito esta breve nota para ponerle al día de mi actual inventario jabonero. Al día de hoy tengo en mi poder: en el estante del baño 18 jaboncillos en 4 montoncitos de 4 y un montoncito de 2. Encima del aparato de toallitas kleenex: 11 jaboncillos en 2 montoncitos de 4 y un montoncito de 3. En el estante superior del armario ropero: tres botecitos de gel de baño, 1 montoncito de 4 jaboncillos y 3 botecitos de champú. Dentro del botiquín: 12 jaboncillos en tres montones de 4. En la jabonera de la ducha: 6 jaboncillos cuasi convertidos en sopa de jabón. En la esquina noroeste de la bañera: un bote de gel de baño a medio usar. En la esquina noreste de la bañera: 6 jaboncillos en dos montones de 3. Por favor pida a Kathy cuando limpie mi habitación que procure quitar el polvo a los montoncitos de jabón y que los deje bien ordenados. Por favor, dígale que si los apila en montones de más de 4 tienen cierta tendencia a caerse. ¿Podría sugerir que los futuros aprovisionamientos de jabón se almacenen en el marco de la ventana? A mi humilde parecer es un sitio ideal y todavía sin usar. Una cosa más, he comprado otra pastilla de jabón tamaño normal que deposito a diario en la caja fuerte del hotel a fin de evitarnos más engorrosas confusiones.

Atentamente, S. Berman

Cambia tus palabras, cambia tu mundo


Hace días que ando bien corto de inspiración. No encuentras ni el momento, ni la temática oportuna para atreverme a molestar a quienes de forma habitual me acompañan en el Blog o en el Fb. Es bien verdad aquello de que si con lo que quieres explicar no vas a mejorar nada, mejor permaneces en silencio.

Ayer por la tarde, una buena amiga y clienta, Mª Ángels Faneca, excelente diseñadora de arte floral de Martorell, me quería mostrar una entrada en su Fb (https://www.facebook.com/angels.fanecanovales) que le había entusiasmado. Como era tanta la pasión que ponía en ello, me iba adelantando todo el guión del vídeo subido hasta que le dije que ya lo conocía pero en otra versión. Este es un viejo cuento que ha corrido muchas veces por Internet y que, luego, fue pasado a archivo power point. Muchos van pasando si más pena ni gloria pero, éste en concreto, lo adapté a una versión en la que los hechos acontecían en mi ciudad natal, Barcelona, tal fue el impacto que me causó.

Ahora, por fin, alguien lo ha convertido en un video muy corto (purplefeather.co.uk) y alguien también –en Internet está lleno de alguienes maravillosos (Ana Hache Subtitulos)-, lo ha subtitulado en castellano. Es una historia muy breve pero con mucho contenido y mucho mensaje. De hecho, más de uno.

Yo, por lo menos, le encuentro el principal que viene explícito en la propia historia: la importancia de las palabras. Sabemos hablar pero comunicamos torpemente, todos. ¿Cuántas batallas nos ahorraríamos si dispusiéramos siempre de las palabras adecuadas en cada momento?¿cuantos errores no se llegarían a dar, ni malos entendidos, ni disputas iniciadas sin fundamento? Ahora que está de moda inscribirse en cursos de todo tipo, para mejorar profesionalmente y a nivel interior, sólo una minoría es capaz de comprender la importancia de una comunicación eficaz. La mayoría, con saber hablar se conforma. Craso error que todos –me incluyo el primero- cometemos. La comunicación eficaz es lo que permite que realmente nos diferenciemos de nuestros ancestros más remotos. Por eso nuestro cerebro va dotado de materia gris. “Cambia tus palabras, cambia tu mundo

La siguiente conclusión que extraigo es preciosa en sí misma: “Hoy es un hermoso día y yo no puedo verlo” Esto es lo que cambia la percepción de las personas al pasar por delante del cartel. Caen en la cuenta de lo afortunados que son por poder disfrutar de su día sin, tan siquiera, haberlo pensado y reaccionan. Pero, no sólo los ciegos no ven cuan bello es este día. Hay ciegos que ven mucho más allá que muchos otros que no perdieron la fuerza del poder de la visión. Hay más ciegos que caminan y vagan por nuestras ciudades, deprisa, sin tiempo para nada, corriendo en sus vehículos, pisando a quien convenga y se interponga en su camino, que no aquellos que usan el bastón blanco para protegerse.  Y es que hay que estar muy ciego, y vivimos rodeados de ellos, para no darse cuenta de que hoy, hoy mismo ahora que me estás leyendo, es un día maravilloso más allá de la climatología, de las adversidades, de los problemas y de todas las circunstancias que podamos alegar. Incluso para aquellos que hayan perdido cualquier ser estimado o cualquier cosa valiosa. Es un día que nos han regalado de vida, con sus penas, con sus tristezas, con sus alegrías, con sus éxitos y con sus fracasos, con sus risas y con sus lágrimas. Y, es que, eso es la vida, un compendio de circunstancias en las que nosotros elegimos continuamente y una de nuestras elecciones es disfrutar o no de la vida que vivimos.

Me queda aún una tercera enseñanza: la generosidad. Otro ‘alguien’ que pasando por delante del ciego, se toma su tiempo y aparca su vida por un instante, sus urgencias, y se detiene para tratar de ayudar a cambiar la vida de alguien a quien no conoce. Se le supone una excelente profesional en el video que ilustra este caso. De hecho, en el cuento original, es un publicista (varón) que, por su trabajo, por sus ideas, por una simple frase como esa, factura importantes cifras a sus clientes y, en el caso que nos ocupa lo hace desinteresadamente, sin más… y debe de ser, repito, una excelente profesional porque se vuelve a tomar la molestia, ahora, de comprobar el resultado de su aportación. No ha arrojado ninguna moneda pero, con su actitud, ha dado mucho más de lo que necesitaba el ciego. Necesitamos muchas personas altruistas, como esa de ficción, para que nos guíen a cuantos estamos ciegos.

Que cada cual extraiga sus conclusiones y, si hay más subyacentes o interpretables, que nos ilustre con ellas en este espacio con sus comentarios.

En búsqueda de la excelencia…


Aristóteles, infatigable pensador y suministrador sin igual de acertados aforismos de aplicación personal y empresarial, nos obsequió con éste que viene como anillo al dedo para mi Reflexión Despeinada de esta mañana: “Somos lo que hacemos día a día. De modo que la excelencia no es un acto sino un hábito

A lo largo de mis años impartiendo cursos y conferencias a empresarios y comerciantes no me he encontrado nunca, todavía, con ninguno que haya sido auto crítico y me haya reconocido que, tal vez, no estuviera haciendo bien las cosas o no atendiendo adecuadamente a sus clientes. Y es que todos pensamos que hacemos las cosas bien.

De hecho sólo hay tres maneras de hacer las cosas: Bien, Mal y Excelente, algo que pocos se plantean. La inmensa mayoría cree que las hace bien y no escucha las alarmas que le indican que es así pero sólo bajo su perspectiva, cuando la que verdaderamente importa es la del cliente. Como ya he explicado no conozco a nadie que abiertamente reconozca que lo hace mal. Pero, lo que de verdad me sorprende, es que nadie se plantee hacerlas de modo Excelente.

Tiene su cierta parte de lógica. Hacerlo implica mantenernos en un continuo estado de auto revisión, lo cual se nos hace difícil. Es algo así como imaginarte siempre que vas segundo –aunque vayas el primero y destacado- en persecución de un primero que va delante de ti. Implica un gran esfuerzo personal, de análisis, de crítica, de escuchar, de analizar pero, aplicado cada día, como nos decía Aristóteles, se acaba convirtiendo en un hábito que nos conduce a la diferenciación con la gran mayoría que ‘sólo’ lo hace bien.

¿Qué obtengo haciéndolo bien? Nada. No hay diferenciación. Es lo que nuestros clientes, las personas con las que nos relacionamos esperan. Forma parte del acuerdo y/o contrato. Pero muchos esperan ver y encontrar la excelencia para quedarse con quién es capaz de ofrecerla. Mientras, aquellos que creen hacerlo bien, se justifican, se excusan, alegan que lo hacían bien pero que el mercado…, los clientes…, los grandes grupos…, y un largo etcétera de lamentaciones que precede al cierre de operaciones de negocios, comercios, relaciones, etc.

¿Está usted satisfecho? Pues tiene un problema… importante.

La Excelencia es la única salida que nos queda en este mundo de competencia.