¿Genios o inútiles?


no es un inútil

He visto, a lo largo de mi vida, tratar como inútiles a auténticos especialistas, a excelentes profesionales, a maravillosas personas que, simplemente, estaban desempeñando una labor poco apropiada para sus habilidades.

También he visto maltratar a las mujeres por el simple hecho de serlo y formar parte del círculo de la vida, desconsiderándolas por su condición sexual y despreciando sus habilidades personales y profesionales, más por falta de conocimiento de cómo aprovechar sus potencialidades que por voluntad de perjudicarlas.

He conocido a padres y maestros, bellísimas personas, castigando, comparando, humillando y lastimando voluntades incipientes de jóvenes vidas que, tal vez, truncaron su futuro por no poder, no saber, responder a las expectativas y deseos que otros se habían forjado sobre ellos o creían que debían alcanzar.

Los líderes auténticos, son aquellos que saben extraer el máximo rendimiento de cada persona, considerando sus habilidades intrínsecas y extrínsecas, motivar sus actitudes y promover la aplicación de sus aptitudes; sin castigos, sin lastimar, sin ofender, sin maltratar, sin tratos peyorativos, sin desesperaciones, sin manipulaciones, sólo ofreciendo un espacio en el que se desarrolle su habilidad profesional, personal y moral adecuada.

¿A qué tipo de líder rinde usted pleitesía? Seguiremos hablando del tema…

Anuncios

Amor por lo que hacemos


amor por lo que haces

¿Amigos o compañeros?


No está nada claro el origen etimológico del término ‘amistad‘. Mientras unos lo atribuyen al latín amicus y lo derivan, asimismo, del latin amore, otros lo hacen derivar de la negación del yo, del vocablo griego aego. En cualquier caso, en lo que todos están de acuerdo es en su significado: afecto entre persona puro y desinteresado, sobre todo esto último.

No obstante, los griegos utilizabas utilizaban etairos (compañero) como forma bondadosa de dirigirse a alguien expresando camaradería. Bastante distinto era cuando utilizaban filos, adjetivo que denota ser amado, querido. De ahí vino la traducción de filia como amistad, involucrando la idea de amar, además de ser amado. Quedaron muy definidas las distancias entre la amistad y el compañerismo.

Es importante entenderlo a nivel profesional porque nadie nos pide que seamos amigos de nuestros colaboradores, compañeros, jefes o empleados pero sí compañeros, algo ineludible para compartir un proyecto en común. La convivencia profesional es ya suficientemente complicada per se como para que tengamos que añadir también picante y guindilla.

Seguramente, la generosidad y la caridad, objetivo de próximas reflexiones en este Blog, puedan ayudar a resolver esas diferencias ya que, como humanos egoístas y egocéntricos, no somos capaces, ni por nosotros mismos ni por el interés común y personal, de intentarlo.

El video que he utilizado para ilustrar éste post no habla de amistad, habla de compañerismo, de compromiso, de colaboración, de ayuda… de lo que seríamos capaces de hacer por cualquier persona que encontráramos en la calle, más que probablemente, pero que también seríamos capaces de mirar para otro lado, si le sucediera a un compañero de trabajo con el que no nos llevamos bien o apenas nos hablamos y, quién sabe si también procuramos perjudicar. No siempre es así y las discrepancias entre personas tienen mil y un orígenes que se pierden en la noche de los tiempos pero… ¿vale la pena, realmente, la incomodidad que conlleva a nosotros mismos y al resto de la organización? Seguramente no, pero nos resulta más fácil hacerlo así, de la misma manera que preferimos no sonreír, cuando con una mueca facial oportuna seríamos capaces de cambiar la percepción del día de cualquier persona que se nos aproxim. Increíblemente absurdo, pero cierto.

¿Tiburón o delfín? Elige (para comprender el significado de esta pregunta hay que haber visionado el documento gráfico).

El video

Referente al video, sólo decirles que se trata de un montaje obtenido de la página de Ine’s Media Page, uno de esos descubrimientos a los que llegas a través de algo que te envían por internet. La verdad es que no puedo recordar quién fue el que me envió el video a traves de facebook, y bien que lo lamento porque el mérito es suyo y de quien/es se lo enviara/n a ella/él. Me pareció extraordinario pero, al tener su procedencia de You Tube, la calidad de la imagen era muy baja. Comencé a indagar, ya que no me parecía que algo tan bien hecho fuera desdeñado por la baja calidad del archivo, hasta que encontré a Ines en Holanda. Una profesional cuyo hobby es subir películas y cortos, como el que nos ocupa, que realmente valgan la pena. No es el único bello, bellísimo, que tiene. Los iré replicando, algunos, poco a poco a mayor prestigio de ella y para que les lleguen a quienes lean estás páginas.

Siete ideas para luchar contra la corrupción en nuestra sociedad


DomenenchMele

Reproducción íntegra del texto recogido en el Blog del profesor Domènec Melé del IESE, a quien tuve la oportunidad de realizar una entrevista telefónica el pasado jueves 24 de Enero de 2013, y que nos dejó a todos la impronta de su humanidad y sencillez desgranando dos problemas de la manera más sencilla y clara posible: Cómo Afrontar la Crisis y Cómo Afrontar la Corrupción.

Además de facilitar el link del profesor Melé en éste Blog, me permito reproducir estas dos entradas suyas (hoy la primera) con su autorización. Empezaremos con la que está más de ‘moda’: Siete ideas para luchar contra la corrupción en nuestra sociedad

“Son numerosos los casos de corrupción que han aflorado en diversas comunidades autónomas españolas en los últimos años. Han causado una abrumadora percepción de corrupción en todo el país. En ellos están involucrados políticos de diversos partidos, pero también empresarios y profesionales. La Vanguardia del 20 de enero publicaba una encuesta online – sin valor científico pero significativa – en la que el 91% afirmaba que la corrupción es ahora el principal problema de España. La corrupción y el fraude también ha aumentado en el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) en su valoración como problema nacional. Su percepción ha pasado de 9,5 puntos en noviembre a 17, 2 en diciembre de 2012. Los políticos y los partidos políticos como problema sigue siendo alto (sólo superan a estos dos problemas, la preocupación por el paro y la situación económica).

Es evidente que la corrupción hace mucho daño: crea desconfianza, incentiva nuevas conductas abusivas, detrae dinero de finalidades sociales, desanima el esfuerzo y rompe el principio de legalidad. Es, pues, necesario luchar con energía contra la corrupción. Pero, ¿cómo? Pienso que en varios frentes, incidiendo en las causas de la corrupción, tomando medidas disuasorias a actuaciones corruptas y persiguiendo enérgicamente la corrupción. Se puede actuar:

  1. Asumiendo y fomentando la sensibilidad hacia la defraudación y la corrupción, tomado conciencia de los daños que ocasionan y de la importancia de eliminar estas prácticas. Los partidos políticos suelen utilizar la corrupción como arma arrojadiza contra sus adversarios, pero la reacción pública contra la corrupción es todavía demasiado débil Fomentar la sensibilidad social pasa por afinar el sentido de responsabilidad por el dinero público, tanto en su recaudación como en su distribución. Responsabilidad que se extiende al deber moral de pagar impuestos y a la preocupación por el buen uso de los caudales recaudados.
  2. Promoviendo transparencia en las instituciones, sobre todo en los partidos políticos y las instituciones públicas. Cuando las cuentas son claras y comprensibles y se dan a conocer, el riesgo que hacer trapas o actuar con favoritismo disminuye, si más no, por el riesgo de que se descubra.
  3. Implementando medidas disuasorias de comportamientos corruptos. Junto a la transparencia, pueden contribuir a disuadir actuaciones corruptas leyes exigentes, códigos de conducta bien elaborados y que se hagan cumplir, y adecuados medios de vigilancia y control, incluyendo grabaciones conocidas por todos. 
  4. Consiguinendo una mayor eficiencia en la administración de justicia y en la actuación de otros poderes públicos. No basta con tener leyes, sino que deben hacerse cumplir. La lucha contra la corrupción exige inspecciones bien programadas y una actuación decidida de inspecciones o de la fiscalía y aun creando potenciado fiscalías específicas, como ya se ha hecho en diversos lugares. La justicia, además de responder a su nombre, que es lo primero,  tiene que se rápida y eficiente. No es de recibo que un proceso judicial por corrupción tarde 14 años en ser resuelto, como ocurrió en la “Caso Pallerols”.
  5. Eliminando estructuras o políticas que incentiven la corrupción. Es lo que ocurre con una mala regulación de la financiación de los partidos políticos, la cual puede incentivar alternativas irregulares de financiación. También con subvenciones poco claras o faltas de un control efectivo, que favorecen los sobornos.
  6. Aumentando el control social sobre las instituciones. Pueden hacerlo instituciones de con observatorios específicos, los medios de comunicación, o bien organismos específicos. Este control exige evitar conflicto de intereses, y en concreto que el controlador tenga intereses sobre quien lo controla.
  7. Educando en la honradez. Lo más importante a largo plazo. Según una encuesta reciente, el 42% de los jóvenes de 16 a 24 años justifica la evasión de impuestos y el fraude, si bien están en desacuerdo con los recortes sociales. La pregunta es, ¿se educa suficientemente en la honradez? ¿Qué medidas tomas las escuelas ante las copias en los exámenes y los plagios en los trabajos? ¿Cómo se presenta y ejemplifica el valor de la honradez?

Siete ideas para pensar, y seguro que hay más. Con todo, pienso que lo más importante, en último término, son las personas y sus motivaciones para actuar bien. ¿Qué puede motivar tal comportamiento?”

Cuando sólo necesitamos amor


Quién no habrá oído hablar, a estas alturas, de Nick Vijucic. Un auténtico fenómeno de masas en la red. Sus vídeos han sido disfrutados por miles de personas. Su presencia ha sido llevada a millones de seguidores en más de veinticuatro países. Estuvo también en Barcelona, dando conferencias a directivos y ejecutivos de empresas.

Su vida es el resumen de la superación llevada a los últimos extremos. Cuando todo falla; cuando tratar de marcharte y dejar este mundo absurdo y mercantilista basado en lo que aparentas más que en lo que eres, es lo más fácil; cuando las incapacidades físicas o psíquicas de las personas se acaban convirtiendo en un continuo agravio comparativo; cuando los estándares de belleza superan a la intelectualidad, alguien nacido sin brazos, sin piernas… decidió desafiar al mundo y al mismísimo Dios para que le respondiera… ¿por qué? Por qué él tenía menos que los demás. Por qué no tenía algo tan esencial como sus extremidades. Por qué no podía nadar, correr, saltar, escalar, abrazar, vivir…

Es la primera vez que Vijucic explica con tanta claridad de dónde obtuvo las fuerzas para conseguir superar todos los retos que la vida le había impuesto y cómo lo fue logrando, de uno en uno. Creo que es una buena lección para todos aquellos que, teniendo todo lo que él anhelaba, somos tan poco humildes que nos quejamos por no poder adquirir bienes de consumo superfluos; que suspiramos, estas Navidades, por una mesa repleta de manjares y bebidas con los que se alimentaría un mes una familia desahuciada; que pretendemos adquirir un coche de mayor cilindrada, cuando al nuestro le quedan varios miles de kilómetros por recorrer y que con esa cuota de renting alguien pagaría una vivienda digna mes a mes; que aspiramos a viajar a países lejanos, donde poder disfrutar de unos beneficios temporales, que mañana tal vez no nos podamos ya pagar. Conviene recordar que los apuros de verdad, en España, sólo los sufre el 25% de la población.

Nick Vijucic nos muestra el camino para quienes están presa de la desesperación y no encuentran otra salida a su situación que la de tomar carrerilla para iniciar un salto al vacío y acabar con todo el dolor al que esta sociedad, a la que llamábamos en el pasado del bienestar, nos ha acabado conduciendo. Cuando todos hablan de crisis, de recesión, y cuando todos tratan de luchar con sus propios argumentos y medios para superarla, yo les recordaría lo que está escrito en la Biblia, Proverbios 14:31, “El que oprime al pobre afrenta a su Hacedor; mas el que tiene misericordia del pobre, lo honra“.

Y no cito esto porque yo sea ni un erudito ni un profundo cristiano, tal vez sería el menos apropiado en ambos casos, sino por cuanto es a lo que aduce Nick. Donde él encontró la esperanza. Probablemente dé lo mismo que seas cristiano, musulmán, hebreo, budista que agnóstico… todos tenemos una referencia con la que entroncamos. Muchos encuentran su esperanza en los libros sagrados así como las respuestas a todas sus preguntas. Nick Vijucic lo encontró en Jesucristo y en todo lo que Él comportaba.

Ya sé que, ahora mismo, esto que explico es muy poco popular. Hablar de religión, de cristianismo, de valores, de la Biblia, de todas esas cosas desfasadas para muchos, no es lo que va a conseguir que me lean muchos de ustedes a partir de ahora. Algunos, incluso piensen que puedo haber caído en un estado de misticismo propio de la época. Otros que enloquecí, directamente. Tampoco. Es que, ante tanta injusticia social, ante tanto mangoneo político, ante tanta desidia institucional, ante tanta avaricia por parte de unos pocos, ante tanto chalanismo* ideológico y al no encontrar respuestas que apacigüen mi espíritu, encontrar a alguien que tiene una respuesta, me llena de esperanza.

Y sí, no puedo dejar de recordar que en las próximas fechas lo que vamos a celebrar no son unas comilonas en familia, con árboles repletos de obsequios envueltos en papeles brillantes de colores chillones verdes, rojos y oro. Más allá del necesario e imprescindible consumismo para mantener el círculo de la economía mundial, este año vamos a conmemorar el 2013 aniversario del nacimiento de alguien que nos enseñó otra manera de hacer las cosas. Lo seguimos celebrando, sí, pero olvidamos el mensaje y hasta al mensajero que vive y se refleja en cada uno de los que sufren la ignominia que les inflinge el poder de una minoría dominante e insensible a los aconteceres de este principio de siglo.

Les invito a verlo y a disfrutarlo.

*Chalanismo. Licencia literaria que me he permitido a partir del verbo ‘Chalar’