AMOR, MUCHO AMOR


Cuando se logra algo es porque hay un monomaníaco suelto con una misión. Existosa y acertada afirmación de un Peter Drucker grande y maravilloso que ha inspirado a varias generaciones, entre ellas a la mía. Sin ESQUES, sin ISIS, sin PORQUES, el MONOMANÍACO sólo entiende una cosa: el AMOR Continúa leyendo AMOR, MUCHO AMOR

La tercera verdad incuestionable.


Hasta ahora siempre había pensado que sólo existían dos verdades en el universo de la persona: que sabía que un día moriría y que tendría que tomar decisiones –muchas- hasta ese momento. Dan Gilbert me hizo comprender que existía una tercera, tal vez como consecuencia de la segunda: que cambiamos. Que no somos la personas que creemos saber que somos, que nuestra realidad es transitoria, fugaz y tan efímera como resulte nuestra próxima decisión o según sea el nuevo percance que nos ocurra. Es importante entender eso, de una parte, por cuanto el ser humano teme, huye y rechaza el … Continúa leyendo La tercera verdad incuestionable.

¿Genios o inútiles?


He visto, a lo largo de mi vida, tratar como inútiles a auténticos especialistas, a excelentes profesionales, a maravillosas personas que, simplemente, estaban desempeñando una labor poco apropiada para sus habilidades. También he visto maltratar a las mujeres por el simple hecho de serlo y formar parte del círculo de la vida, desconsiderándolas por su condición sexual y despreciando sus habilidades personales y profesionales, más por falta de conocimiento de cómo aprovechar sus potencialidades que por voluntad de perjudicarlas. He conocido a padres y maestros, bellísimas personas, castigando, comparando, humillando y lastimando voluntades incipientes de jóvenes vidas que, tal vez, … Continúa leyendo ¿Genios o inútiles?

Compromiso (primera parte)


De qué va esto del compromiso? No nos gusta eso del compromiso, suena a obligación. Implica esfuerzo seguro. Probablemente conlleve, así mismo, responsabilidad ¿Quién querría, en su sano juicio, comprometerse en algo o con alguien? No nos comprometemos con nuestras familias, a las que preferimos abandonar cuando enferman antes que comprometernos en colaborar con su atención; tampoco lo hacemos en el trabajo, con la excusa de que no es nuestro negocio y de para qué ayudar en engordar los bolsillos de los empresarios; no existe compromiso para con los clientes, a quienes acabamos considerando un mal necesario, tanto dentro como … Continúa leyendo Compromiso (primera parte)